martes, 11 de agosto de 2015

Asesinos Seriales: Thug Behram y “Los Thugs”

| | 0 comentarios

Los Thugs o “Estranguladores”, eran una secta hindú de ladrones y asesinos que veneraban a Kali, diosa de la muerte y la destrucción. Durante siglos, saquearon y asesinaron a viajeros que recorrían la India. Thug Behram, su último líder, llegó a matar 931 personas, al menos según la versión popular de los hechos…


Los Thugs

Los thugs fueron una red de fraternidades secretas de la India, que probablemente operaron desde la Edad Media hasta 1830 y fueron, según algunos especialistas, la primera mafia del mundo.
Los Thugs también se conocen como “Estranguladores”, y al thug usualmente se le denomina “thuggee” o “tuggee”, asociándoselo así al vocablo hindú ‘thag’, que significa “ladrón”, y que en sánscrito tiene como fonéticamente parecida a la palabra ‘sthaga’, cuyo significado es “sinverguenza”.  Vemos pues en la etimología, que la palabra inglesa ‘thug’ es semejante a la palabra hindú ‘thag’, cosa que no obedece a la casualidad ya que los viajeros ingleses debieron soportar a esos estranguladores y ladrones, al menos hasta que finalmente el gobierno británico tomó cartas en el asunto para erradicarlos.

Dibujo que ilustra cómo, con pañuelos, los thugs ahorcaban a sus víctimas

La primera mención sobre los thugs se remonta al año 1356, en un pasaje escrito por Ziau-d din Barni dentro de su Historia del Shah Firoz. En cuanto a la opinión de los propios thugs sobre su origen, éstos lo sitúan entre siete tribus musulmanas; no obstante, la adoración que muestran hacia la diosa (de la muerte y la destrucción) hindú, Kali, carece de influencia islámica. Sea como sea, Kali es el centro de la fe de los thugs, el justificativo para sus crímenes y su madre en el plano del relato mitológico.

Ésta es Kali, diosa de la destrucción y la muerte. A ella veneraban los thugs.

Concretamente, en el Purana se cuenta que, al inicio de los tiempos, los demonios no permitían que los seres humanos se instalen en la Tierra, ya que mataban a cualquiera que osase poner un pie en ella. Indignada, Kali comienza a combatirlos; pero, cada vez que derramaba la sangre de estos demonios, surgía uno nuevo de cada gota… Ante eso, tomó sus gotas de sudor y las empleó para crear a dos hombres, a los cuales dio pañuelos para que estrangulen a los demonios, pudiendo de esa forma matarlos sin derramar sangre. Los dos hijos (los hombres creados a partir de su sudor) de Kali consiguieron cumplir la misión encomendada por su diosa madre, convirtiéndose así en los primeros thugs, de los cuales se creían descendientes los ladrones-estranguladores que luego tomaron el nombre de “thugs”, matando bajo la creencia de que sus asesinatos eran sagrados y evitaban, con cada víctima, un retraso de mil años en la llegada de Kali, quien por ser la Diosa de La Destrucción nos acabaría en caso de volver…
En base a esa fe, los thugs llegaron a considerar que el asesinato premeditado no era solo una forma de beneficiarse (al tomar las pertenencias de las víctimas), sino un importantísimo deber religioso. Aunque parezca insólito, la irracionalidad del hombre es tal que, según ciertas fuentes, a finales del siglo XVIII la secta criminal contaba con aproximadamente un millón de peligrosos adeptos, que se creían practicantes de una “honorable profesión”, se identificaban entre sí con ciertos símbolos y hablaban su propio argot (jerga, lengua grupal), el Ramasi.
Y dentro de la secta la discriminación casi no existía: jóvenes, viejos, enfermos, débiles, fuertes, sanos. Todos podían ocupar su lugar: si por edad o enfermedad no tenías fuerzas para matar, te destinaban al espionaje o a la mera expectación, dependiendo del caso. Eran pues una organización disciplinada, ordenada, clandestina, hábil, cautelosa, metódica y sigilosa… Estuvieron dispersos eficazmente por toda la India, siempre haciéndose pasar por una profesión tributante, siempre salvándose de ser pillados por el gobierno hindú.

Única foto conocida de los thugs

Su modus operandi era el siguiente: se infiltraban en caravanas de viajeros, mandando a determinados miembros que se hacían pasar por tales y se ganaban la confianza y la simpatía de los demás; para luego, en momentos de siesta (nocturna o matutina) o esparcimiento, asaltar a los viajantes junto con otros thugs que, sin participar de la caravana, habían estado siguiéndola gracias a pistas de los thugs infiltrados, en virtud de las cuales no solo podían realizar ese seguimiento sino que además eran alertados sobre el momento idóneo para el gran asalto, en el cual ahorcaban sin derramar sangre, pero luego desfiguraban (para que no logren identificar al muerto) los cuerpos de las víctimas y, en honor a la diosa Kali, los habrían en canal y los enterraban con sus “piquetas sagradas”. Finalmente, tras sepultar a las víctimas y tomar las pertenencias, venía el terrible ritual Tuponee, en el que todos los thugs se anudaban a la cintura un rumal (un tipo de paño amarillo, representativo de Kal Bhairab, una manifestación violenta del dios Shiva), y luego danzaban sobre las tumbas de los viajantes… Con el procedimiento expuesto, por siglos los thugs mataron y saquearon en la India, movilizándose en grupos que iban desde los 10 hasta los 200 miembros…

William Sleeman, responsable de iniciar las investigaciones que descubrieron el carácter criminal de la secta de los thugs.

Según el Record Guinness, los thugs llegaron a matar aproximadamente dos millones de personas; pero, para el historiador británico Mike Dash, la secta no empezó a operar sino apenas unos 150 años antes de su erradicación en 1830, por lo que no mataron ni siquiera un millón de personas sino unas 50.000, número que igualmente es alarmante. Pero, cualquiera que sea el caso, hay indicios y rumores —según confirma Patel, inspector y jefe de la Policía de Calcuta—de que en la actualidad los thugs han vuelto, solo que acompañados por sectas imitadoras y con una frecuencia mucho menor y un sigilo quizás mayor, cosa que explicaría cómo puede ser cierto el rumor sin que se haya levantado mucho revuelo, sobre todo en un país como la India, en el que se permiten atrocidades que a los occidentales nos harían enardecer.
En cuanto al final de los thugs, este fue posible gracias a que William Sleeman, un oficial británico destinado a la India, recibió a principios del siglo XIX la visita de numerosos nativos que denunciaban desapariciones de amigos y familiares, a lo cual se sumó el hecho de que también muchas caravanas de colonos ingleses estaban desapareciendo sin dejar rastro… Antes del gobierno colonial británico, se adjudicaban esas desapariciones a ataques de tigres, serpientes, cólera, bandidos (pero no thugs), etc… Pero Sleeman sabía que allí había un patrón irregular, y comenzó a dirigir una investigación hasta que finalmente encontró que los culpables eran los thugs.

Thug Behram, el último líder thug

Thug Behram, último líder de los thugs

Según la visión más extendida, no existe asesino no-militar más prolífico que Thug Behram, quien supuestamente asesinó a unas 931 personas con su pañuelo. Sin embargo la verdad es que eso es un mito originado en una confusión histórica inflada por el rumor que, al igual que en tantos casos, es motivado y alimentado por la ya conocida morbosidad popular y el amarillismo de las fuentes de información.
En efecto, la fuente original sobre la confesión de Behram  es un manuscrito sobre los Thuggee escrito en 1830 por James Paton, un oficial de la Compañía de las Indias Orientales. Específicamente, el texto de Paton establece que Behram simplemente había “estado presente” en 931 casos de asesinato, siendo que, en casi todas esas ocasiones, el crimen se llevó a cabo por un grupo de entre 25 y 50 hombres. Entonces: ¿realmente a cuántos hombres mató Behram con sus propias manos? Más adelante, en el mismo manuscrito de James Paton, Behran declara literalmente: “Pude haber estrangulado con mis propias manos a unos 125 hombres, y pude haber visto el estrangulamiento de más de 150”.

Ahora bien: ¿qué pasó con Behram después de confesar? Según se sabe, pese a haber estado con los thugs entre 1790 y 1830, Behram los traicionó y dio toda la información posible al rey británico con tal de no ser juzgado por ninguno de los asesinatos que confesó; sin embargo, a él también fue traicionado, no ya con confesiones, sino con la áspera cuerda de la horca que acabó con su miserable vida, cuando contaba con 75 años en 1840.
leer más...

Amudiel

| | 0 comentarios

Un ángel caído.

Description: El Ángel sin Dueño


Amudiel - November 2, 2005 01:45 AM (GMT)
- Nombre: Amudiel

- Edad: Ni él lo sabe (Se ve como alguien de 20)

- Lugar de nacimiento: No sabe

- Raza: Ángel

- Ocupación: Guardián

- Aspecto: Piel blanca y tersa. De ojos grandes y expresivos color azules verdosos {tirando a un verde grisáceo creo yo} y cabellos cortos castaños muy claros y sedosos.



- Vestimenta: Una túnica blanca con runas antiguas bordadas con hilo dorado en sus bordes. Esta tiene una capucha y esta sujeta por un lazo. {Si debajo lleva alguna otra ropa?? Algo escondido por sus ropas, en su cuello lleva un collar de acero de donde cuelgan con 2 eslabones de una cadena cortada.

- Personalidad: Muy serio, pero simpático. Es algo retraido con los desconocidos, pero le gusta converzar con los demás de cualquier cosa.
Siempre anda con una sonrisa, pero sus ojos son algo vidriosos y tristes.
Es algo curioso, tal vez la palabra es ingenuo, pero suele darse cuenta cuando algo es malo.
Siente curiosidad por las personas que parecen amistosas, pero si siente que eres un peligro o que eres deshonesto, solo te ignorará.
Le gusta mirar la luna y los atardeceres, porque dice que la luz del sol le molesta, es por eso que cuando es muy temprano, anda completamente cubierto con su túnica.

- Historia: Él perdió la memoria, el único recuerdo consiso que tiene es cuando conoció a su Amo, como dijo ese Demonio maduro, túnica roja, que lo llamara de ahora en adelante. En ese entonces, él era pequeño, tal vez tenia solo 4 años de edad, o por lo menos aparentaba esa edad.
Desde ese entonces, el Demonio le dijo que seria su guardián, puesto que su anterior había muerto recientemente {Su guardián anterior había sido la madre de Amudiel, y ella murió cumpliendo su trabajo} y le enseñó todo lo necesario para que hiciera un buen trabajo.
Amudiel no se quejó de ello, y aceptó todos los arduos y duros entrenamientos que le impuso.
Mientras vivió como el guardián del Demonio {pongamosle que fueron unos 30 años :P}, vivió en la lujosa mansión de este, sin ninguna regla, solo con la condición de que no intentara escapar y que cumpliera con su trabajo. La residencia de ubicaba Arisha, puesto que allí estaba la difunta amada del Demonio.
Todos los aniversarios de la muerte de esta, Amudiel acompañaba a su Amo, quien podía llegar a estar horas frente a la tumba de aquella mujer desconocida para el Ángel. La amada del Demonio no era otra que la madre de Amudiel{en ese entonces el Ángel no lo sabia}, y jamás se perdonó la muerte de esta, ya que, aunque cumplió con su trabajo, su muerte pudo haberse evitado.
A pesar del amor que había entre el Demonio y la difunta Ángel, Amudiel no era hijo de su unión. Aunque esto siempre le molesto al Demonio, no pudo evitar cuidar del hijo de su amada.
Generalmente, era tratado bien por este, pero cuando salía de viaje y este debía acompañarlo, lo llevaba con una correa, como si de un perro se tratase. Extrañamente, para el Demonio, ni eso hacia enojar a Amudiel, quien siempre se mantenía sereno y muy sumiso y obediente.
La razón de esto, era que para Amudiel poder estar con el Demonio todo el tiempo era una bendición.
Desafortunadamente, {7 años atrás del presente} Amudiel no pudo cumplir con su trabajo, fue derrotado y su Amo asesinado por una Elfa túnica negra.
En su agonia el Demonio alcanzó a decirle la verdad de quien era esa mujer a quien visitaban todos los años, y del porque él lo había tomado bajo su tutela. Pero antes de decir más secretos, murió y las respuestas a las preguntas de Amudiel, muriendo con él.
Enterró el cuerpo de su Amo al lado del de su madre, y los visita 2 veces al año, exactamente en la muerte de c/u de ellos.

2 años luego de ese incidente, cobró venganza contra la Elfa, y salvo las veces que va a Arisha a visitar las tumbas, se la pasa vagando sin rumbo y sin proposito.
leer más...

Amduscias

| | 0 comentarios

Gran duque de los infiernos con figura de unicornio, sin embargo cuando se le invoca se muestra con figura humana, da conciertos si se le pide, se oye el sonido de las trompetas y otros instrumentos músicos sin verlos, los árboles se inclinan a su voz y manda 29 legiones de diablos.

En demonología, Amdusias (también Amduscias, Amdukias o Ambduscias) de acuerdo con otras fuentes, este demonio es representado como un unicornio que cambia a un hombre bajo la petición del conjurador.
Amdusias es asociado con el trueno y se ha dicho que su voz es oída durante tormentas. En otras fuentes, está acompañado por el sonido de trompetas cuando viene y daría conciertos si se lo ordenara, pero mientras todo tipo de instrumentos musicales puede ser escuchado, no puede ser visto. Puede hacer la curva de los árboles a voluntad.
leer más...

Amaimon

| | 0 comentarios

Uno de los cuatro espíritus que los magos miraban para presidir las 4 partes de universo, este gobierno está en el oriente.


leer más...

Alouqua

| | 0 comentarios

Un demonio femenino, que también es un súcubo y un vampiro, que cansa a los hombres y los conduce al suicidio.

Se dice que:

  • Fue la Primogenita de Lilith
Lilith si tuvo descendencia, para ser más exacto, tuvo seis preciosas hembras a las que amo y cuido hasta los últimos días de su vida. Alouqua, así es su nombre, fue la primera en nacer pasando así a ser  la primogénita de Lilith. Esta vampiresa es una verdadera experta en el arte amatorio, operación que normalmente lleva hasta las últimas consecuencias, transformándose en el icono por excelencia de los placeres prohibidos. Dándole el sobrenombre de Diosa de los Íncubos y Súcubos.



Pero al contrario que los Íncubos y los Súcubos, Alouqua no se demora más de una noche en sus víctimas, ni prolonga innecesariamente el rito sexual. Su capacidad amatoria es tan descomunal que sus amantes no resisten más de una sesión antes de perder definitivamente la cordura. Un encuentro amoroso con Alouqua deriva siempre en la locura y, posteriormente, en el suicidio. Esto se debe a una lógica perfectamente comprensible, hacer el amor con esta vampiresa es el punto máximo del placer sensual. Después de ello sólo quedan dos alternativas: el ascetismo carnal o la muerte. Para felicidad de Alouqua muchos elegían la segunda opción por ser la más fácil.

Alouqua fue el fruto de un amor prohibido. Cuando Lilith huyó de las garras de Adán vagó por el mundo sola y sin más compañía que ella misma. Abaddon, el destructor rey de los demonios del infierno la acogió en su seno, enseñándole el don de las oscuridad y todas las ventajas de pertenecer a la cara oculta de la tierra. Este demonio piadoso pasó a ser padre de Lilith y posteriormente de una de las hijas de ella. Alouqua nació en el mismísimo infierno, heredando lo mejor de cada progenitor, la belleza de su madre y el poder devastador de su padre. Una mezcla un tanto explosiva para una criatura tan pequeña en los brazos de la diosa. Abaddon, las abandonó cuando la pequeña Alou, cumplió los diez años. Un grupo de humanos irrumpieron en las entrañas de la morada de Abaddon con la única intención de aniquilar a aquella familia tan poderosa. Lilith y Alouqua consiguieron escapar pero Abaddon no corrió la misma suerte pues, con la intención de salvar a lo que más amaba, se dejó capturar y posteriormente mutila. Rota en su interior Lilith juró no amar nunca más y la pequeña niña, horrorizada por la maldad humana decidió vengarse de aquellos que en su día le arrebataron a su padre.

El mundo cambia y Alouqua creció, enamorándose de Aym, un gran duque del infierno que los comandos veintiséis legiones de demonios,  el cual  ayudó a escapar a su madre y a ella misma cuando la desdicha se apoderó de sus vidas. De este amor nació Nadine, transformándose esta, en la primera nieta de Lilith.

  • La Primera madre
Según las leyendas hebreas, ella es la madre de una terrible raza de vampiros femeninos. Es la súcubo con mayor “poder amatorio” que existe, al menos según la leyenda que la concibe como la maestra que enseñó a Lilith sus lascivas artes, después de que ésta fuera desterrada. Se cree que surgió de algún pensamiento “intenso” que Yahvé tuvo y los cabalistas respetuosamente no intentan detallar… En todo caso, esta vampiresa es la reina del placer, ya que en una sola sesión es capaz de acabar con su víctima, a la cual puede dotar de gran potencia incluso si se trata de un anciano decrépito.

Y no es que su víctima muere por pérdida de sangre, sino porque el placer es tan intenso que el sujeto enloquece una vez que la vampiresa lo abandona, ya que nunca más podrá encontrar tanto goce carnal y ella no volverá a él. Así, pocos son los capaces de evitar el suicidio por desesperación, ya que solo el ascetismo extremo podría salvarlos.

leer más...

LA PRESENTACION DEL BLOG ES:

SIGUEME

Busqueda

Cargando...

Sigueme en:

Google+ Followers

Escritos misteriosos y extraordinarios

Escritos misteriosos y extraordinarios
La historia y descripción de manuscritos antiguos y misteriosos

COMPARTIR EN:

DISFRUTA DE MAS IMAGENES EN:

SIGUE ESTE BLOG POR CORREO

PAGINA DE INICIO

Páginas vistas en total

Blogger news

ecoestadistica.com
Con la tecnología de Blogger.

FANTASIA

Loading...

Translate

Seguidores

About Me

Popular Posts

 
 

Diseñado por: Compartidísimo
Con imágenes de: Scrappingmar©

 
Ir Arriba