viernes, 19 de diciembre de 2014

Libro de Enoc

| | 0 comentarios



"Por la fe, Enoc fue trasladado, de modo que no vio la muerte y no se le halló, porque le trasladó Dios. Porque antes de contar su traslado, la Escritura da en su favor testimonio de haber agradado a Dios"(Hebreos 11:5)

Presentación
El Libro de Enoc (abreviado 1 Enoc) es un libro intertestamentario, que forma parte del canon de la Biblia de la Iglesia Copta pero no es aceptado como canónico por las demás iglesias cristianas. Las únicas versiones íntegras de este libro que se conservan están en ge'ez, lengua litúrgica de la Iglesia etíope, pero son conocidas varias partes en griego, siríaco, armenio, árabe y latín y un fragmento en copto. Además han sido encontrados varios fragmentos en arameo y uno en hebreo (4Q317), en Qumrán. La tradición atribuía su autoría a Enoc (transcrito también como Henoc o en inglés Enoch), bisabuelo de Noé. En la actualidad se cree que el texto fue redactado por varios autores judíos entre los siglos III a. C. y I.

Diferenciación
Se conocen otros tres Libros de Enoc: el Segundo Libro de Enoc (2 Enoc), escrito a finales del siglo I o después y conservado en eslavo eclesiástico; el más tardío, de composición posterior al siglo V, Tercer Libro de Enoc (3 Enoc), en arameo y el Enoc copto (4 Enoc), que data del siglo V y del cual apenas se ha encontrado partes. Este trabajo sólo hace referencia a 1 Enoc.



Partes
El libro que hoy conocemos, fue editado posiblemente en el siglo primero de nuestra era, pero consta de varias partes escritas entre los siglos III a. C. y I d. C. Estas partes son:
Libro del Juicio
Capítulos 1 al 5, trata las palabras de bendición de Enoc a los justos, que vivirán cuando los impíos sean condenados. Se estima que su composición data de antes del 200 a. C.
Libro de los Vigilantes o Caída de los ángeles (nefilim)
Capítulos 6 a 36, se centra en el tema de los Vigilantes o ángeles que, interpretando Génesis 6:1-5, dice que estos ángeles tuvieron relaciones sexuales con mujeres y engendraron gigantes, los nefilim; seres famosos que desataron la violencia sobre la tierra y pervirtieron a la humanidad. Además, el Libro de los Vigilantes se caracteriza por unir y complementar las historias de los Vigilantes con la historia del Diluvio universal presentes en el génesis; y hace una descripción detallada del infierno, el purgatorio y el paraíso. Escrito antes del 160 a. C.
Libro de las parábolas o El mesías y el reino
Capítulos 37 a 71, de carácter mesiánico, profetiza la venida del Hijo del Hombre, la caída de los reyes y poderosos y el día del Elegido. Es la única parte que no se ha encontrado en los manuscritos de Qumrán. Escrito después del 63 a. C. a finales del siglo I a. C.
Libro del cambio de las luminarias celestiales o Libro astronómico
Capítulos 72 a 82, expone en detalle el calendario solar hebreo, en concordancia con el Libro de los Jubileos, que en 4.17 lo cita. Fue escrito entre el 250 y el 190 a. C.
Libro de los sueños
Capítulos 83 a 90, refiere dos visiones apocalípticas obtenidas por Enoc en sueños; la primera simplemente anuncia que la Tierra será destruida y la segunda es una historia de la humanidad y de Israel hasta el fin de los tiempos, en la que los actores son representados como animales simbólicos. Escrito entre los años 161 y 125 a. C.
Carta de Enoc o Apocalipsis de las semanas
Capítulos 91 a 105, divide la historia en diez semanas, interpretando el pasado y proyectándose escatológicamente hacia el futuro. Fue escrito después del año 135 a. C., probablemente entre el 110 y el 60 a. C.
Fragmentos
Capítulos 106 y 107, parecen ser una parte del Libro de Noé, que se ha perdido pero que se menciona en los manuscritos del Mar Muerto. Predice los crímenes de la humanidad y el advenimiento de tiempos mesiánicos con el triunfo de los justos. El capítulo 108 explícitamente dice que es otro Libro de Enoc y faltan varios manuscritos.

Composición
Las primeras secciones del libro fueron compuestos en el siglo III antes de Cristo. Los autores dependieron en parte del Pentateuco y habían ampliado las secciones de Génesis, Números y Deuteronomio. Por ejemplo, 1 Enoc 1:9 (la cita en la epístola de Judas 1:14-15) es originalmente un Midrash de Deuteronomio 33:2.

Contenido
Se trata de un libro apocalíptico perteneciente a la apocalíptica judía
En el capítulo 7 (7:3-6) narra la caída de los Vigilantes, que engendraron con mujeres humanas a los nefilim o gigantes. Y a estos también se refiere el pasaje de Génesis 6:1-7:
"Ellos devoraron todo el trabajo de los hombres hasta que estos ya no alcanzaron alimentarlos más. Entonces los gigantes se volvieron contra los hombres y empezaron a devorarlos y empezaron a pecar contra los pájaros, y contra las bestias y los peces y a devorar unos la carne de los otros y se bebieron la sangre. Entonces la tierra acusó a los violentos por todo lo que se había hecho en ella".
Se acusa a los ángeles guardianes por haber desviado su misión y encarnado la explotación, la opresión, la destrucción de los ecosistemas, la guerra, el oro, la vanidad, la brujería, la fornicación y el engaño (8:1-3). "Y como parte de la humanidad era aniquilada, su clamor subió al cielo" (8: 4). Los arcángeles Miguel, Sariel o Uriel, Rafael y Gabriel, al ver la sangre derramada y la injusticia se dijeron que "la tierra desolada grita hasta las puertas del cielo por la destrucción de sus hijos". Dios los envía entonces a encadenar a los Vigilantes y a destruir a los gigantes "pues han oprimido a los humanos". Los ángeles caídos rogaron a Enoc que intercediese por ellos ante Dios.
Luego el libro describe la visita de Enoc al cielo en forma de una visión, y sus revelaciones. Una parte significativa del texto se dedica a describir los movimientos de los cuerpos celestes, en relación con el viaje de Enoc al cielo, con el objetivo de detallar el calendario base de las fiestas de la Ley.
Buena parte del libro se dedica a denunciar a los opresores y reyes de la tierra y anuncia su derrota final: "Este castigo con que son castigados los ángeles es un testimonio para los reyes y los poderosos que poseen la superficie de la Tierra" (67:12). "Desgracia para los que edifican la iniquidad y la opresión y cimientan sobre el fraude, porque serán derrumbados de repente y no habrá paz en ellos... Habrá un cambio... los justos serán victoriosos" (50:1-2). "Desgracia para vosotros ricos, porque os confiáis en vuestras riquezas, seréis privados de ellas" (94:6-8).
El Libro de Enoc asume la continuidad del discurso de los profetas y anticipo del mensaje cristiano, enfatizando en la venida del Hijo del Hombre. Es una expresión de la literatura apocalíptica como esperanza de los humildes.

Los cristianos y el Libro de Enoc
Este libro muy apreciado por los primeros cristianos, como lo atestiguan la Epístola de Judas (14-16), que cita un pasaje del Libro de Enoc (1 Enoc, 1, 9); la referencia en 2Pedro 2:4 y la epístola no canónica de Bernabé. Muchos Padres de la Iglesia y cristianos destacados se refieren al libro, y lo citan en sus obras. Autores como Justino Mártir (100-165), Atenágoras (170), Taciano (110-172), Ireneo (130-208), Orígenes (186-254), Clemente de Alejandría (150-220), Tertuliano (160-230), Lactancio (260-325), Metodio de Filipo (815-855), Minucio Félix (150-270) y Comodiano (siglo III-IV), entre otros, consideraron el libro de inspiración divina. Un defensor de este libro fue el obispo Prisciliano, quien curiosamente fue el primer cristiano condenado a muerte y ejecutado por cristianos, por una supuesta herejía en 385.
El Libro de Enoc fue definitivamente apartado del canon tras el Concilio de Laodicea, en 364. En algún momento posterior, la versión griega del libro se perdió. El último en citar pasajes del libro fue el monje bizantino Jorge Syncellus, en el siglo VIII. Es muy posible que la traducción al ge'ez se hubiese realizado en el siglo VI, una época de gran actividad en la iglesia etíope, durante la cual se tradujeron numerosos textos religiosos.
Dado por perdido en Occidente durante casi un milenio, aunque los francmasones de rito escocés tienen copias cuyo origen se desconoce, a finales del siglo XVIII el famoso viajero James Bruce trajo de Abisinia tres copias de la obra. Uno de los manuscritos fue traducido al inglés en 1821 por Richard Lawrence; en 1891 y 1912 se realizaron nuevas ediciones, base del mayor conocimiento del texto, siendo muy conocida la última, publicada por Robert Henry Charles, en 1913. Una edición completa de los escritos relacionados con el Libro de Enoc, incluyendo los últimos hallazgos, fue realizada por el erudito católico John T. Milik, en 1976.

El Libro de Enoc y los manuscritos del Mar Muerto (Qumrán)
Indudablemente, el Libro de Enoc fue ampliamente conocido y apreciado en el mundo judío y posteriormente heredado por los primeros cristianos, que fueron en gran parte los responsables de preservarlo en otras lenguas. El Libro de Enoc se clasifica como pseudoepigráfico porque su contenido se atribuye a este legendario descendiente de Adán, aunque el contenido y los problemas que narra son claramente de origen posterior.
El descubrimiento de numerosos fragmentos en Qumrán fue muy importante para el estudio de esta obra casi desconocida. Se puede decir desconocida porque a pesar del hecho de que en el Antiguo y en el Nuevo Testamento se hacen varias referencias a ella, muy pocos cristianos saben de su existencia e importancia para los primeros cristianos, ya que nunca llegó a tener estatus canónico en la mayoría de las iglesias cristianas.
Como resultado de los descubrimientos de Qumrán, ahora se reconoce que el Libros 1 de Enoc es una obra compuesta que reúne textos que fueron originalmente independientes unos de otros, y que fueron escritos en el arameo de después del exilio, y no en hebreo, en momentos diferentes durante el período del Segundo Templo. Los temas de esta obra, como son los orígenes y la final destrucción del mal, el papel de los ángeles y los demonios en el mundo humano, y la nueva era venidera, deben haber sido del gusto de muchos grupos de judíos piadosos de esos tiempos ya que, aparte de los pasajes en el Nuevo Testamento, se encuentran varias alusiones y ecos de este libro en muchas de las obras de la comunidad de Qumrán.
La sección más antigua del Libro 1 de Enoc se cree que es el Libro Astronómico que, a juzgar por los fragmentos encontrados en Qumrán, parece haber sido inicialmente una obra independiente, fechada antes del año 200 a.C. Ahora parece obvio que esta sección, como aparece en la versión etíope del Libro 1 de Enoc, es un resumen de una obra considerablemente más extensa que presenta un sistema detallado basado en un calendario solar de 364 días.
En el período después del exilio la cuestión vital de qué calendario debería utilizarse para regular los días sagrados y las festividades religiosas, fue un tema muy debatido. Algunos grupos querían preservar el antiguo y corto calendario lunar, mientras que otros querían adoptar la versión solar más exacta, o incluso amalgamar los dos calendarios. La comunidad sectaria asociada con los manuscritos de Qumrán defendió especialmente el uso del calendario solar, lo que parece haber sido una de las razones principales por las cuales llegaron a ser una secta independiente, y se separaron de la clase religiosa dirigente del Templo durante los primeros tiempos del período Macabeo.
Algo anterior al Libro Astronómico, pero también original del período antes de los Macabeos, es el Libro de los Vigilantes. Esta sección del Libro 1 de Enoc amplía textos del Génesis y presenta temas doctrinales sobre el fin de los días y el Juicio Final, que debían haber tenido connotaciones muy dolorosas para los judíos que vivían en el período del Segundo Templo. Rodeados como estaban por culturas que les eran hostiles o extrañas, y que de forma implícita menospreciaban la religiosidad y la identidad social de los judíos, los judíos del Segundo Templo estaban muy afectados por la cuestión del mal en el mundo.
La respuesta que daba el Libro de los Vigilantes marca una nueva fase en el pensamiento religioso judío y puede haber sido inspirada por conceptos que los judíos se encontraron durante el exilio en Babilonia. A la mayoría de las religiones no les gusta identificar a Dios como el autor del mal en el reino humano, así que normalmente hacen responsable de ello a la humanidad. Sin embargo, según el enigmático pasaje del Génesis 6:1-4 que gira en torno a los hijos de Dios que se casaron con las hijas de los hombres y dieron a luz una raza de gigantes, conocido como los nefilim, el Libro de los Vigilantes identifica a esos seres con la causa del mal, lo cual dio como resultado que Dios enviara el Diluvio para destruir a gran parte de la humanidad.
Se nos cuenta que Dios nombró a doscientos ángeles para que vigilaran esta progenie humana recién creada. Con el paso del tiempo, la lealtad de esos vigilantes angelicales fue decayendo y se empezaron a apegar a sus antiguos cargos. De hecho se habían convertido en rebeldes o ángeles caídos. No sólo tomaron a mujeres humanas, sino que también divulgaron conocimientos secretos, como la habilidad de manipular los metales y otras artes. Estos hechos empezaron a tener repercusiones en el mundo de los humanos, que resultaron en una escalada del pecado y del mal. Los hijos nacidos de mujeres humanas y de esos ángeles caídos, los gigantescos seres conocidos como nefilim, tenían muchos atributos de sus padres ángeles.
Como las protestas contra el mal irresponsable que trajeron esos vigilantes aumentaban, provocaron la ira de Dios, que quería destruirlos. Los vigilantes fueron ante Enoc a pedirle que intercediera por ellos ante Dios. Enoc aceptó y así, al autor del Libro de los Vigilantes se le presenta una oportunidad para describir varias visiones apocalípticas que pudo ver en el cielo. El origen de esto es, probablemente, una vieja leyenda asociada con el Génesis: "Enoc anduvo con Dios, y desapareció porque Dios se lo llevó" (Génesis 5:24), lo cual implica que Enoc fue llevado al cielo por Dios estando aún vivo. Cuando llega al cielo, Enoc tiene visiones sobre el futuro de la historia, la destrucción del mal y la regeneración del mundo en una nueva era de rectitud.
Esas visiones son ampliadas en el Libro de los Sueños, que describe el mundo futuro visto desde la perspectiva de Enoc, incluyendo el Diluvio y los eventos posteriores, hasta la llegada del Mesías y el fin de los días. Dentro de este libro también se encuentra el llamado Apocalipsis de los animales, que describe simbólicamente personas y acontecimientos que se podían identificar con los principios de período Macabeo.
Esta forma de simbolismo animal visionario también fue adoptada por el autor del Libro de Daniel que, por el contenido, podría haber sido escrito un poco después del año 168 a.C., y debió ser una forma popular de de comentar el estado del mundo en aquellos tiempos. Una característica especial de este Apocalipsis de los animales es que habla de un grupo de ovejas y de sus crías corderos, que surgen en el período previo a la destrucción de los impíos en el fin de los días. Utilizando esta imaginería, la historia cuenta el nacimiento de un grupo elegido de judíos piadosos que serían muy importantes en el castigo a los impíos del mundo y, tal como veremos, los grupos sectarios asociados con muchos de los textos de Qumrán fueron inspirados por esas mismas ideas.
La Carta de Enoc, que combina temas tanto del Libro de los Vigilantes como del Libro de los Sueños, está escrita como un testamento de exhortación atribuido a Enoc. Aquí de nuevo se describe la historia del mundo, pero esta vez se divide en una secuencia de diez semanas consecutivas, cada una con sus características peculiares, desde los tiempos de Enoc hasta el Juicio Final. Esta obra, llamada el Apocalipsis de las semanas, habría sido importante para los grupos sectarios, ya que resume un patrón que se repite en los acontecimientos históricos, donde los impíos llegan al poder sólo para ser derrocados o destruidos de alguna manera. Sin embargo, a pesar de su inclusión en el Libro de Enoc, la Carta de Enoc no coincide totalmente con el resto de la obra, por ejemplo con las secciones que tratan del origen del mal, y culpa menos a los vigilantes angélicos caídos que a la humanidad en sí. Aún así, como ya se ha mencionado, esta idea de un grupo elegido que surge justo antes del Juicio, sería una idea atractiva para la comunidad de Qumrán.
Otra característica clave de la Carta de Enoc es su enseñanza sobre una vida después de la muerte en compañía de anfitriones angelicales en el cielo, porque los textos bíblicos anteriores no mencionan nada sobre la posibilidad y la naturaleza de otra vida. Aquí, de nuevo, vemos un gran paralelismo con la ideología de los grupos sectarios de Qumrán, porque se cree que también ellos creían firmemente en la vida después de la muerte.
Entre las cinco secciones del Libro 1 de Enoc, y conocido por su traducción etíope, está el Libro de las Parábolas, pero no se ha encontrado ningún rastro de esta obra en Qumrán. Además de tratar temas ya conocidos como la llegada del fin de los días, el castigo de los ángeles caídos y la resurrección, esta obra era muy interesante para los cristianos porque contiene varios pasajes que se refieren a un Hijo del Hombre, figura que se consideraba como el agente de la salvación de Dios para los justos, y el castigo para los impíos. Ya que esta sección no se ha encontrado en Qumrán, algunos eruditos sugieren que es una composición relativamente tardía, fechada quizá en los principios de la era cristiana, que podría incluso haber sido escrita en los círculos de los que finalmente surgiría el cristianismo como un movimiento diferente con su creencia en un Mesías.
En el lugar donde se localiza el Libro de las Parábolas dentro del Libro 1 de Enoc etíope, las versiones de Qumrán colocan una obra totalmente diferente: el Libro de los Gigantes. Al igual que los demás elementos del Libro de Enoc, el Libro de los Gigantes también fue una vez una obra independiente. Se conocían versiones de esta obra hacía mucho, pero nadie sospechaba que tenía un origen judío, ya que siempre se pensó que formaba parte del canon maniqueo, del que se encontraron copias en distintos idiomas a lo largo de Asia hasta China.
El maniqueísmo, así llamado debido a su fundador persa Mani en el siglo III d.C., combina elementos del judaísmo, cristianismo, zoroastrismo e incluso budismo, y durante varios siglos tuvo mucha influencia en varias regiones del Este. Fue incluso la religión estatal de los turcos nigures por un tiempo. El descubrimiento de fragmentos del Libro de los Gigantes entre los fragmentos de los rollos de Qumrán, reveló rápidamente que había sido compuesto en realidad en arameo dentro de los círculos judíos de Judea, en vez de haber sido escrito por el propio Mani, como se creía hasta entonces.
Esta obra coincide, en parte, con el contenido del Libro de los Vigilantes, ya que trata de los nefilim, los gigantes demoníacos, hijos de ángeles caídos y sus esposas humanas. Describe a esos gigantes como seres con alas que les permiten volar rápidamente por todo el mundo. Ya que comparten muchos atributos con sus padres ángeles, también se pensaba que ellos eran invisibles e inmortales, al menos hasta el final de la creación y la llegada del Juicio Final, cuando serían destruidos por el fuego. Son representantes de los demonios, cuya tarea es tentar a los humanos a pecar, especialmente a las mujeres, y provocar enfermedades. El texto detalla los nombres de sus líderes, una información vital ya que se creía que conocer los nombres de los demonios otorgaba poder sobre ellos para exorcizarlos y llegar así a la curación. Esta asociación de la enfermedad con los demonios debió ser una creencia muy común en el período del Segundo Templo, ya que en el Nuevo Testamento se menciona que Jesús cura a los enfermos expulsando a los demonios.
"Las Escrituras les serán dadas, ellos creerán y se regocijarán en ellas; se alegrarán todos los justos al aprender de ellas todos los caminos de justicia". (1 Enoc 104:13)

Argumentos para excluir el Libro de Enoc de las versiones de la Biblia
Principalmente debido a la contradicción de fechas y a no contar con la antigüedad debida, no incluyen la mayoría de los traductores el Libro de Enoc. Ya que el patriarca Enoc no es el editor del ahora conocido como “Libro de Enoc”, este es considerado un libro apócrifo, no inspirado, que se escribió muchos siglos después, probablemente durante los siglos II y I a. C. por tal razón esto no coincide con el dato que da el libro del Génesis sobre Enoc, que relata lo siguiente: hijo de Jared; nació cuando su padre tenía ciento sesenta y dos años, y fue el séptimo hombre en la línea genealógica desde Adán. A los sesenta y cinco años llegó a ser padre de Matusalén, y después tuvo otros hijos e hijas.

Enoc, según la Biblia, formó parte de la “tan grande nube de testigos” que fueron ejemplos sobresalientes de fe en tiempos antiguos. “Enoc siguió andando con el Dios verdadero.” (Gé 5:18, 21-24; Heb n:5; 12:1.) Como profeta de Yahvé, predijo la venida de Dios con sus santas miríadas para ejecutar juicio contra los impíos (Jud 14, 15), y este quizás fue el motivo por el que se le persiguió. Sin embargo, si fue perseguido, Dios no permitió que sus opositores lo matasen, de modo que “lo tomó”, es decir, interrumpió su vida a los trescientos sesenta y cinco años, edad muy inferior a la normal de la época. La Biblia dice que Enoc fue “transferido para que no viera la muerte”, debido a esta afirmación explicada por el apóstol Pablo en: Hebreos 11:5-13. Enoc no estuvo presente cuando los nefilim se presentaron sobre la tierra y se dice que por lo tanto lo que dice el libro de Enoc sobre que los espíritus le rogaron por sus hijos sería falso.14

Sobre la cita en la carta de Judas
Quienes niegan que Judas cite el Libro de Enoc, afirman que sólo el libro bíblico de Judas contiene las palabras proféticas de Enoc: “¡Miren! Jehová vino con sus santas miríadas, para ejecutar juicio contra todos, y para probar la culpabilidad de todos los impíos respecto a todos sus hechos impíos que hicieron impíamente, y respecto de todas las cosas ofensivas que pecadores impíos hablaron contra él” (Judas 14, 15). Se preguntan por qué, aunque muchos expertos sostengan que esta profecía de Enoc contra sus contemporáneos impíos y es una cita directa del Libro de Enoc; ¿Cómo es posible que Judas se remitiera a una obra, que según ellos, es apócrifa y nada fidedigna?

Las Escrituras no revelan cómo llegó a conocer Judas la profecía de Enoc. Argumentan que tal vez citara simplemente de una fuente común, una tradición acreditada de gran antigüedad. Es evidente que Pablo hizo algo similar cuando identificó por nombre a Janes y Jambres, quienes, si no fuera porque él los mencionó, seguirían siendo los magos anónimos de la corte de Faraón que se opusieron a Moisés. Quienes niegan que Judas cite el Libro de Enoc, argumentan también que si el escritor del Libro de Enoc tuvo acceso a una antigua fuente de esta clase, ¿por qué no podía tenerlo Judas?. Aunque se acepta la afirmación de Judas, pero no se incluye dentro del canon bíblico el Libro de Enoc.

 Fuente: Wikipedia 

Descargar PDF
leer más...

domingo, 14 de diciembre de 2014

HISTORIA DE PAPA NOEL/ SANTA CLAUS

| | 0 comentarios

Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás, Viejito (o Viejo) pascuero son algunos nombres con los cuales se conoce universalmente al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad (la noche del 24 al 25 de diciembre).

En la cabalgata de Navidad.

Es un personaje que formaba parte del antiguo mito solar del solsticio de Invierno al que el cristianismo sincretizó con la figura del obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la basílica de San Nicolás, Bari, Italia.

Historia de Nicolás de Bari

Se estima que Nicolás de Bari nació cerca del año 280 en Myra, una Ciudad del Distrito de Licia, en la actual Turquía.

Era hijo de una familia acomodada y creció bajo los tirantes deseos de sus padres. Su padre deseaba que siguiera sus pasos comerciales en el Mar Adriático, mientras su madre pretendía que fuera sacerdote como su tío, el obispo de Mira (antigua ciudad licia de la Anatolia Egea, actualmente Turquía).

La peste solucionó su dilema, al llevarse a sus padres, mientras trataban de ayudar a los enfermos de su ciudad. El muchacho, conmovido con la desgraciada situación de su gente ante semejante enfermedad, repartió sus bienes entre los necesitados y partió hacia Mira para vivir con su tío y ordenarse como sacerdote, cosa que logró a los 19 años. Más tarde, al morir su tío fue elegido para reemplazarlo.

De él, se cuentan cientos de historias, especialmente narrando sus milagros y sus bondades para con la gente pobre. Tal fue la admiración que sintieron por él que se convirtió en santo patrón de Grecia, Turquía, Rusia y la Lorena (Francia).

La leyenda de Nicolás de Bari

Su relación con los niños nace en una de las historias que indica que alguien acuchilló a varios niños, entonces el santo rezó por ellos y obtuvo su curación casi inmediata. Pero además, Nicolás tenía especial inclinación por los niños.

Su mítica fama de repartidor de obsequios se basa en otra historia, que cuenta que un empobrecido hombre padre de tres hijas, no podía casarlas por no tener la dote necesaria, al carecer las muchachas de la dote parecían condenadas a ser "solteronas". Enterado de esto, Nicolás le entregó, al obtener la edad de casarse, una bolsa llena de monedas de oro a cada una de ellas. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

También fue nombrado Patrono de los marineros, porque, cuenta otra historia, que estando algunos de ellos en medio de una terrible tempestad en alta mar y viéndose perdidos comenzaron a rezar y a pedir a Dios con oraciones tales como Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen Obispo Nicolás, sálvanos. En ese momento la figura de San Nicolás se hizo presente y calmó las aguas.

En oriente se le conoce como San Nicolás de Mira o Myra, pero en occidente como San Nicolás de Bari, ya que, cuando los musulmanes invadieron el territorio antes griego y que hoy es Turquía, los cristianos lograron sacar en secreto sus reliquias (1087) y las llevaron a la ciudad de Bari en Italia. En esta ciudad se obtuvieron tantos milagros al rezarle al santo que rápidamente su popularidad se extendió por toda Europa. Hay cientos de templos en todo el mundo dedicados a su figura. Ya en el año 550, en Roma se erigió uno en su honor.

Papa Noel en la Iglesia Católica

San Nicolás, cuyo nombre significa "protector y defensor de los pueblos" fue tan popular en la antigüedad que se le han consagrado en el mundo más de dos mil templos. Era invocado por los fieles en los peligros, en los naufragios, en los incendios y cuando la situación económica se ponía difícil, consiguiendo éstos favores admirables por parte del santo.

Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños, y como en alemán se llama "San Nikolaus", lo empezaron a llamar Santa Claus, siendo representado como un anciano vestido de rojo, con una barba muy blanca, que pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños. De San Nicolás escribieron muy hermosamente San Juan Crisóstomo y otros grandes santos, pero su biografía fue escrita por el Arzobispo de Constantinopla, San Metodio.

Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Unos de sus tíos era obispo y fue éste quien lo consagró como sacerdote, pero al quedar huérfano, el santo repartió todas sus riquezas entre los pobres e ingresó a un monasterio.

Según la tradición, en la ciudad de Mira, en Turquía, los obispos y sacerdotes se encontraban en el templo reunidos para la elección del nuevo obispo, ya que el anterior había muerto. Al fin dijeron: "elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo". En ese momento sin saber lo que ocurría, entró Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo. Fue muy querido por la cantidad de milagros que concedió a los fieles.

En la época del Licino, quien decretó una persecución contra los cristianos, Nicolás fue encarcelado y azotado. Con Constantino fueron liberados él y los demás prisioneros cristianos. Se dice que el santo logró impedir que los herejes arrianos entrasen a la ciudad de Mira.

El santo murió el 6 de diciembre del año 345. En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad donde fue obispo, pero en occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí, en secreto, las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia.

En esta ciudad se obtuvieron tan admirables milagros por su intercesión, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa. Es Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía.

El personaje de “Papa Noel” que las películas, dibujos animados y el mundo mercantil ponen de moda por Navidad tiene su origen en la historia del Obispo San Nicolás, quien no sólo salvó a unas doncellas de la prostitución haciendo pasar un regalo por la chimenea, sino que hasta intercedió para que resucitaran tres niños. Aquí la historia del verdadero “Santa Claus”.

A diferencia del Santa Claus comercial, San Nicolás usaba “Mitra” de Obispo en vez del famoso gorro rojo, vivió en la actual Turquía y no en el Polo Norte. Sin embargo, también le gustaba viajar mucho, tal vez no con venados que volaban, pero sí a pie. Tanto es así que se fue de peregrinación hasta Tierra Santa.

Por ser Prelado, se le representa vestido en rojo y de aquí el por qué el Papa Noel moderno tiene traje con este color. Su devoción se propagó mucho en Alemania y como en alemán se llama “San Nikolaus”, lo empezaron a llamar Santa Claus.

Por ser un Santo que vivió por el S. IV, pocos datos se saben de él. Sin embargo es muy conocida la leyenda de que él salvó a unos marinero que en medio de una tempestad imploraron ayuda a Dios por intercesión del Obispo Nicolás. En ese momento se apareció el Prelado sobre el barco, quien bendijo el mar, que se calmó, y luego desapareció.

También se cuenta que en la Diócesis de Mira había un vecino en extrema pobreza que decidió exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para que todos ellos puedan subsistir.

San Nicolás, buscando evitar que esto sucediera y en la oscuridad de la noche, arrojó por la chimenea de la casa una bolsa con monedas de oro. Con el dinero el hombre pudo pagar “la dote” y se casó la hija mayor.

Quiso el Santo hacer lo mismo en bien de las otras dos, pero en la segunda ocasión, después de tirar la bolsa sobre la pared del patio de la casa, San Nicolás se enredó con la ropa que estaba tendida para secar. El padre descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad.

Se narra también que tres niños fueron asesinados y arrojados en un barril de sal, y por la oración de San Nicolás los infantes volvieron a la vida. Por ello es patrono de los niños y se le suele representar con tres pequeños a su costado.

La historia del Santa Claus actual tiene sus raíces en este Santo, que fue muy querido por los niños y el pueblo de su época.  Sin embargo, al quitársele su sentido religioso, se desvirtuó el origen católico del personaje y ahora se le utiliza con fines comerciales.

Es tiempo que el cristianismo recupere a su Santo y que se enseñe a los más pequeños que la Navidad es el cumpleaños de Jesús, por quien San Nicolás dio su vida con el mejor regalo que le pudo dar, su amor a Dios en los más necesitados.

Como se menciono anteriormente, San Nicolás fue un santo muy popular que falleció el 6 de diciembre del año 345. En razón de que la fecha del santo se acercaba a la de la Navidad, se decidió que San Nicolás sería una figura excelente para repartir regalos y golosinas a los niños el día de Navidad. En el año 1087, los restos de San Nicolás fueron llevados a Bari (en Italia), donde se construyó una iglesia en su nombre. Se han construido muchísimos templos dedicados a este santo, desde el siglo VI. También fue nombrado Patrono de los marineros porque, cuenta otra historia, estando algunos de ellos en medio de una terrible tempestad en alta mar y viéndose perdidos, comenzaron a rezar y a pedir a Dios por intervención de San Nicolás. Las agua se calmaron enseguida. En el siglo XII la tradición católica de San Nicolás creció por Europa, y hacia el siglo XVII emigrantes holandeses llevaron la costumbre a Estados Unidos, donde se suele dejar galletas o pasteles caseros y un vaso de leche a Santa Claus. Por cierto, el nombre Santa Claus nació a raíz del nombre del santo en alemán, San Nikolaus.

Aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja, y proceda en gran parte de San Nicolás, la imagen familiar de Santa Claus, con el trineo, los renos, y las bolsas con regalos es una invención estadounidense. Hasta que el escritor inglés Clement Moore lo imaginó en un trineo llevado por ocho renos, Papá Noel repartía sus regalos a pie o montado en un caballo. A los norteamericanos también se responsabilizan por la imagen de Papá Noel. En 1931 una marca de gaseosas encargó al caricaturista Thomas Nast que dibujara un Papá Noel para su campaña navideña. La imagen del Papá Noel vestido de rojo, con cinturón y botas negras, se quedó en el imaginario popular y jamás ha sido cambiada, aunque San Nicolás haya vestido a Papá Noel de verde.

Hoy día la historia difiere bastante. Santa Claus vive en el polo norte donde mantiene un taller con duendes que le ayudan a fabricar los juguetes solicitados por los niños de todo el mundo. Además se mueve a través de un trineo llevado por al menos 9 renos: Rudolph, Donner, Blitcher, Cometa, Cupido, Brillante, Danzante, Centella y Zorro. Y que deja los regalos al pie del árbol de Navidad.

Papá Noel y la Navidad

En los países europeos este personaje recibe el nombre de Papá Navidad, traducido a su lengua (Father Christmas, Père Noël, Babbo Natale), excepto en España y otros países de habla hispana, en los cuales se ha castellanizado la palabra francesa Noël como Noel.

Pero ¿cómo se relaciona con los regalos de Navidad? En la antigüedad, en Roma, se realizaban fiestas – a mediados de diciembre- en honor a Saturno (Cronos para los griegos), al final de las cuales los niños recibían obsequios de todos los mayores.



En otra época posterior, cuando el mito de San Nicolás aún no se había corporizado, igualmente existían otras tradiciones, como la de los niños italianos que recibían regalos de un "hada" llamada Befana. En Cataluña y algunas zonas de Aragón es un tronco "mágico", llamado Tió o Tió de Nadal o a veces Cagatió, aunque esta última es más bien la forma de denominarlo de los que no son naturales de la región, al no conocer bien la tradición y la cultura catalana y tener como referencia la canción con la que se hace "defecar" (expulsar) al Tió (Caga Tió, Tió de Nadal, no caguis arengades, que son salades, caga torrons, que son més bons!!!),esta canción, y otras, se entonan mientras se golpea al Tió con una vara para hacerlo "defecar", no antes de haberlo estado alimentando durante los días previos con diferentes alimentos, como: pelas de fruta, galletas, turrones, restos de la comida, etc. Entonces, el día 25 por la tarde, después de la comida tradicional de navidad, es cuando se le hace "defecar" de la forma anteriormente expuesta. Al golpearlo expulsa los regalos y dulces. Mientras que los pueblos de algunos valles vascos y navarros, los regalos los traía el carbonero Olentzero y en valles de Vizcaya y alrededores también iratxoak (duendecillos) con gorros verdes de armiño. En ciertas zonas del centro de Galicia se oye la leyenda del Apalpador, que llegaba el día de Navidad a palpar las barrigas de los niños, dejando castañas a los niños más delgados (para que engordaran) y carbón a los mejor alimentados (para que calentaran la casa). Con el tiempo y con los prodigios conocidos de San Nicolás, éste fue remplazando a algunos de estos personajes paganos.

La transformación: De "San Nicolás" a Santa Claus y Papá Noel

Se cree que esto sucedió alrededor del año 1624. Cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, más tarde llamada Nueva York, obviamente llevaron con ellos sus costumbres y mitos, entre ellos el de Sinterklaas, su patrono (cuya festividad se celebra en Holanda entre el 5 y el 6 de diciembre).

En 1809 el escritor Washington Irving escribió una sátira, Historia de Nueva York, en la que deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus. Más tarde el poeta Clement Clarke Moore, en 1823, publicó un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving. En ese poema se hace mención de una versión de Santa Claus, enano y delgado, como un duende; pero que regala juguetes a los niños en víspera de Navidad y que se transporta en un trineo tirado por nueve renos, incluyendo a Rudolph (Rodolfo).

Posteriormente, hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que más se le conoce. Esto fue gracias al dibujante alemán Thomas Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper's Weekly. Allí adquirió su vestimenta y se cree que su creador se basó en las vestimentas de los obispos de viejas épocas para crear este «San Nicolás», que en ese momento ya nada tenía que ver con San Nicolás de Mira.

A mediados del siglo XIX, el Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fundió con Bonhomme Noël, el origen de nuestro Papá Noel, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados. Igualmente a fines del siglo XIX, a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, se crearía la tradición de que Papá Noel procedería del Polo Norte; y se popularizarían completamente los renos navideños como medio de trasporte de Santa Claus.

Luego, a comienzos del siglo XX en 1902, el libro infantil The Life and Adventures of Santa Claus de L. Frank Baum, se origina la historia de cómo Claus se ganó la inmortalidad, al igual que su título de santo.



Igualmente, ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. En este punto, sin embargo hay que aclarar que es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los anuncios que la marca Coca-Cola empezó a hacer a partir de 1931, aunque sí es cierto que contribuyeron a la popularización de estos colores y del mito mismo. Hay muchas ilustraciones y descripciones casi fidedignas anteriores al anuncio como la de Thomas Nast (1869) o St. Nicholas Magazine (1926), entre otras; eso sin considerar además las antiguas representaciones religiosas del obispo San Nicolás de Mira ó San Nicolás de Bari, en las que es común el color rojo y blanco de la vestimenta religiosa, si bien es cierto que desde mediados de 1800 hasta principios de 1900 no hubo una asignación concreta al color de Santa Claus, siendo el verde uno de los más usados. Por lo tanto, se considera que la campaña masiva de Coca-Cola fue una de las principales razones por las cuales Santa Claus terminó vestido de color rojo y blanco, pero estos publicistas no fueron los primeros en representarlo con estos colores.

En cuanto a la morada de Papá Noel, como la leyenda se originó en el Hemisferio Norte, a principios del siglo XX se esparció la idea de que viviría en el Polo Norte; sin embargo hay que recordar que existen otros lugares cercanos postulados como su hogar, los cuales son: Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia; puesto que el Polo Norte está en medio del Océano Ártico.

Leyenda actual

Papá Noel con niños.
Así, el mito actual cuenta que Santa Claus viviría en las proximidades del Polo Norte junto a la Señora Claus y una gran cantidad de Duendes navideños, que le ayudan en la fabricación de los juguetes y otros regalos que le piden los niños a través de cartas.

Para poder transportar los regalos, Papá Noel los guardaría en un saco mágico y los repartiría a las 00:00h del día 25 de diciembre, en un trineo mágico volador, tirado por «renos navideños», liderados por Rodolfo (Rudolph); un reno que ilumina el camino con su nariz roja, brillante y potente, siendo el último en agregarse a la historia.



Santa Claus podría entrar a los hogares de los niños, al transformarse en una especie de humo mágico; y así entrar por la chimenea u otro orificio de las casas; si éstas no disponen de una.

Para saber qué niños merecen regalos, Santa Claus dispondría de un telescopio capaz de ver a todos los niños del mundo; además de la ayuda de otros seres mágicos que vigilarían el comportamiento de los niños. Así, si un niño se ha comportado mal, se dice que quien lo vendría a visitar sería la carbonilla, y no Santa Claus; y como castigo carbonilla le regalaría a los niños solo carbón.

Polémica con la tradición de Santa Claus

Papa Noel en la puerta de una jugueteria. Buenos Aires. Diciembre 2013.
Desde el ámbito cristiano y desde grupos nacionalistas, la figura actual de Santa Claus está rodeada de diferentes y diversas acusaciones. Se le acusa de ser un producto comercial al servicio del consumo, de ser una figura estadounidense intrusa y destruir las tradiciones locales.

Algunos de los países donde ha habido grupos que han promovido movilizaciones en contra de Santa Claus para favorecer las tradiciones autóctonas cristianas son: Alemania, Austria, Chequia, España.

Bettina Schade es una de las promotoras de la iniciativa para defender la figura de San Nicolás frente al Santa Claus invasor en Alemania. Bettina explicó que "el origen cristiano de la Navidad, el nacimiento de Jesús, ha sido colocado en el segundo plano. Se está volviendo cada vez más una festividad reducida a un simple comercio y compra de regalos".



En Austria, Walter Kriwetz lideró una campaña para salvar a Christkind [Cristo niño] de Santa Claus. "No es contra Santa. Él será bueno para los británicos y los estadounidenses, pero no es bueno para nosotros".

En España hay una campaña en contra de Santa Claus y a favor de los Reyes Magos. Bajo el lema Yo soy de los Reyes Magos ha incluido entre sus acciones una manifestación ante la embajada de Finlandia o pastores que lleven pancartas en defensa de los Reyes Magos en sus belenes.

En la República Checa también existe una campaña para defender la tradición del Niño Jesús, frente a Santa Claus.



Otros personajes relacionados
Existen otras figuras que en Nochebuena y Navidad están relacionados con la actividad de Papá Noel, sin embargo no están relacionados con él:

En España
En Cantabria está el Esteru, un leñador que deja en las casas obsequios el día de Navidad.
En el País Vasco y Navarra, el Olentzero, un carbonero bonachón que baja de los montes con un saco lleno de regalos.
En Cataluña el Tió de Nadal, es una de las más curiosas figuras navideñas. En esencia es un gran tronco que se coloca en la casa, dándole 'de comer' a partir del 8 de diciembre. Llegada la Navidad antaño se le prendía fuego y ahora sólo se le da golpes, para obligarle a defecar pequeños regalos y chucherías.
En Galicia se recupera recientemente la figura del Apalpador.

En América
En América Latina para las personas, puede ser entre Papá Noel y Los Reyes Magos, también es frecuente en varios países el Niñito Dios, Niño Jesús (o "El Niño Dios", dependiendo de la religión de las personas o de las familias (católica, la mayoría de las veces en estos casos)). Papá Noel visita las casas en Nochebuena y deja regalos a los pequeños bajo el árbol navideño o también al pie de la cama.
Nombre de Papá Noel en varios países[editar]
Habla hispana (la tradición de los regalos navideños en estos países está representada mayoritariamente por "El Niño Jesús" o "Los Reyes Magos")
Argentina, Paraguay y Uruguay: Papá Noel.
Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú: Papá Noel y a veces Santa Claus.
Chile: Viejito Pascuero (también se usa ocasionalmente «Viejo Pascuero», aunque es más frecuente en un contexto peyorativo).
Costa Rica: Colacho (más popular), Santa Claus (pronunciado como «Santa Clós») y Santa.
Cuba, Puerto Rico y República Dominicana: Santa Claus, pronunciado como Santi Cló o Santa Clós. A menudo se le dice simplemente Santa, específicamente en Puerto Rico se celebra Santa Claus y el día de los Reyes (día los Santos Reyes Magos).
El Salvador, Guatemala y Nicaragua: Santa Claus o Santa.
España: Papá Noel y comienza a utilizarse, debido a la influencia de las películas estadounidenses, Santa Claus.
Cataluña: Santa Claus y también Pare Noel (en catalán).
Galicia: Papá Noel o Pai Nadal (en gallego).
Honduras: San Nicolás o Santa Claus (Clós).
México: Santa, Santa Claus (pronunciado Santa Clós) y Papá Noel.
Panamá: Santa Claus.
Perú: Papá Noel, Santa o Santa Claus (Clós).
Venezuela: San Nicolás o Santa Claus.
Albania: Babagjyshi Vitit të Ri.
Alemania: Nikolaus o Weihnachtsmann (literalmente, 'hombre de navidad'). Nikolaus representa la tradición cristiana frente a Santa Claus, que es visto como una versión comercial.
Brasil: Papai Noel.
Dinamarca: Julemanden (literalmente, 'hombre de navidad', como en alemán). A veces también Julenissen (literalmente, 'duende de navidad').
Estados Unidos: Santa Claus.
Eslovenia: Božiček.
Estonia: Jõuluvana.
Finlandia: Joulupukki.
Francia: Père Noël.
Gales: Siôn Corn.
Hungría: Télapó.
Inglaterra: Father Christmas.
Irán: Baba Noel.
Islandia: Jólasveinn.
Irlanda: Daidí na Nollag.
Italia: Babbo Natale, y La Befana la cual es una típica figura del folclore de algunas partes de Italia (una bruja en una escoba que trae juguetes).
Letonia: Salatētis.
Lituania: Kalėdų senelis.
Noruega: Julenissen (literalmente, 'duende de navidad', como en danés).
Países Bajos: Kerstman ('hombre de navidad', como en alemán). Sinterklaas y Kerstman son 2 personajes independientes con distintas fechas de celebración (vísperas del 6 de diciembre y Navidad), siendo el primero el más tradicional y el segundo una moda importada de Estados Unidos.
Polonia: Święty Mikołaj.
Portugal: Pai Natal.
Rumanía: Moş Crăciun.
Rusia: Санта-Клаус (Santa Claus). No hay que confundirlo con el popular. Дед Мороз (Ded Moroz - literalmente, 'abuelo frío' o 'el abuelo de los fríos'), el cual siempre va acompañado de su nieta Снегурочка (Snegurochka).

Suecia: Jultomten (literalmente 'duende de navidad', como en noruego).
leer más...

viernes, 12 de diciembre de 2014

La Historia de Satanas y los Angeles Caidos

| | 0 comentarios

LA CAIDA DE LUCIFER
Léanse Isaías 14:12-15 y Ezequiel 28:1-19
La Biblia declara que en el principio Satán, entonces llamado Lucifer, era un ser sin pecado y justo. El registro habla de la integridad y justicia originales del gran arcángel con estas pa labras, "Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad" (Ezequiel 28:15). Es difícil para nosotros comprender que esta criatura malvada, ahora el archienemigo de Dios y del hombre, en un tiempo fué un ser santo, y guardián del trono de Dios. Que él fué un objeto de la confianza divina, un arcángel a quien se le confió una gran autoridad, y que por un tiempo descargó sus deberes sin falta alguna y en obediencia perfecta a Dios. Que, lejos de ser un ad versario de Dios, él era "querubín grande, cubridor" (Ezequiel 28:14), cuyos hechos y conducta estaban por encima de toda sospecha, y que gozaba de la confianza de Dios a tal grado que el cuidado del cielo estaba confiado en sus manos.



EL ESTADO ORIGINAL DE LUCIFER
Las Escrituras describen con algo de detalle el estado origi nal de este ser exaltado. Era hijo de la mañana, el portador de luz del cielo. El poseía una autoridad que, hasta donde sabemos, era solamente inferior a la de Dios Mismo. Como el "querubín grande, cubridor", él reinaba como virrey en el monte santo de Dios (expresión bíblica para el reino de Dios). "Más sabio que Daniel" (Ezequiel 28:3), no había secreto entre las huestes an gelicales que estuviera escondido para él.

QUE HIZO QUE LUCIFER CAYERA?
Entonces, cómo sucedió que este poderoso arcángel, Lucifer, hijo de la mañana, cayera de su posición exaltada a las profun didades de la depravación para convertirse en el príncipe de las tinieblas? Con respecto a esta pregunta profunda, las Escritu ras no guardan silencio. Lucifer era la perfección de la belleza. Poseía una per
sonalidad y encanto que arrebata la admiración de la hueste del cielo. No es raro para aquellos que están dotados de una belleza excepcional que adquieran un deseo desordenado por la ad miración de los otros. Lucifer, aun cuando era de la orden ange lical, no era una excepción a esta debilidad. Ezequiel 28:17 declara, "Enaltecióse tu corazón a causa de tu hermosura". El registro indica que en el curso de los acontecimientos, "Lucifer desarrolló un nacicismo extraño. Poco a poco, él permitió que el centro de su universo variara de Dios a él. El no lo hubiera admitido, empero en verdad se estaba efectuando un cambio en su carácter de un portento siniestro y aterrador.

LUCIFER CORROMPIDO POR LA AMBICIÓN PERSONAL
Lucifer poseía dones raros. Había sido dotado con gran sa biduría y conocimiento, y a él se le confiaron muchos de los secretos de la creación. Por razón de estos dones y habilidades singulares, Dios lo había exaltado a la posición de virrey sobre Su creación. En esta posición clave, se le permitió a Lucifer, con su sabiduría e inteligencia superior, tener un conocimiento profundo de los misterios del universo.
Pero hay un reino en el cual están involucrados los propósitos eternos de Dios —y al cual se puede entrar solamente por una fe y confianza reverentes. Solamente Dios conoce el fin desde el principio (Hechos 15:18). El, cerno Creador, es el Juez de lo que es sabio y justo (Génesis 18:25). Lucifer, cegado por la ambición, escogió poner en duda la sabiduría de la voluntad divina, y al hacerlo, cometió un error funesto y trágico.

Qué fué lo que había en la voluntad de Dios que había lle gado a ser desagradable a Lucifer? La razón no queda escon dida para nosotros. Se nos dice expresamente que Satán intentó ensalzar su solio "en lo alto junto a las estrellas de Dios" a fin de ser "semejante al Altísimo" (Isaías 14:12-14). Pero Dios, en Su plan eterno había reservado este ensalzamiento, no para Lu cifer, sino para Cristo. Le ha sido dado a Cristo solamente sentarse con el Padre en Su trono (Apocalipsis 3:21). Lucifer, aun cuando era virrey, el arcángel principal y el querubín un gido, tendría una posición inferior a Cristo. Cuando se hizo evi dente a Lucife que no iba a tener la posición suprema, él vio sus ambiciones frustradas. Fué ésto lo que resultó en su rebelión. Parecerá extraño que un ser creado pudiera desarrollar tal pa sión para un autoensalzamiento, pero el caso no es más extraño que el de algunas personas hoy en día, quienes, por razón de una ambición personal desmedida, siguen adelante imprudente mente en su propia voluntad a un destino similar al de Lucifer.



LA REBELIÓN DE LUCIFER
Hasta ese momento, Lucifer había desempeñado sus deberes sin culpa alguna y sin falta. No había razón para que hiciera él de otra manera. Empero la hora había llegado cuando la re belión nació en su corazón. Aun cuando Dios le había dado todo menos el trono, Lucifer no estaba satisfecho. El sueño de un reino universal, en el cual él tuviera el poder supremo, agitó una ambición inquieta en su interior. Aparentemente no hizo intento alguno para reprender este espíritu impío de autoexaltación, sino que le dio pleno estímulo. La semilla malvada del orgullo, per mitida en su enraizamiento, continuó creciendo. Al final le pro dujo una cosecha de miseria y aflicción para sí, y para aquellos que lo siguieron, que solamente el Ser Infinito puede amillarar en toda su extensión (la. Timoteo 3:6).

La historia de la autoexaltación, rebelión y caída subsecuen te de Lucifer es relatada en lenguaje breve pero claro en Isaías 14:12-14: "¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! momento que el plan era de una naturaleza tan asombrosa que estremeció hasta a los ángeles fieles.

Cortado fueste por tierra, tú que debilitabas las gentes. Tu que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del aquilón; sobre las al turas de las nubes subiré, y seré semejante a! Altísimo."

COMO PODÍA LUCIFER ESPERAR TENER ÉXITO EN SU REBELIÓN?
Pero aún una persona malvada, y especialmente uno tan calculador como Lucifer, no comete un crimen a menos que vea alguna esperanza de éxito. Cómo podía esperar este falso arcángel tener éxito en una aventura que desafiaba al Creador para quedarse con Su trono? Poseyendo la sabiduría que él te nía de la omnipotencia divina, cómo podía esperar tener éxito en una contienda con la voluntad eterna de Jehová ? Aun cuando los perversos de este mundo en su necia ignorancia pueden pre sumir de desafiar a Dios, con todo, las circunstancias de sus ac tos no son las mismas que en el caso que tenemos a considera ción. Los infieles y los ateos nada saben de Dios. Por el contra rio, Lucifer participaba en los consejos divinos y tenía conoci miento de muchos de los secretos del Creador. Lucifer sabía lo que hacía. Es seguro que la rebelión del diablo no fué nacida del impulso del momento, sino que fué el resultado de un plan fría mente calculado que había sido cuidadosamente meditado duran te un período de tiempo. Aun cuando era diabólico en su carácter, sin embargo probó, en muchos respectos, ser sólido estratégi camente. No le damos al diablo su merecido si no concedemos que él tenía bastante razón para esperar la victoria. Que los planes de Satanás fueron elaborados astutamente, queda eviden ciado por el hecho de que su conspiración malvada sí triunfó en un grado asombroso. En lugar de haber sido rápidamente sofo cada, esta rebelión terrible ha continuado hasta este día —aun que, seguramente, ya sus días están contados (Apocalipsis 12: 12).

El hecho es que si Dios no hubiera previsto la entrada del mal en el universo y hubiera preparado un plan por anticipado, para contrarrestarlo —un plan que El mantuvo en secreto, y del cual ni los ángeles buenos ni los malos tenían conocimiento— la rebelión de Satán habría tenido éxito en hacer pedazos todo Su programa. Pero Dios lo había previsto todo y se había pre parado. Tomaremos nota, a su debido tiempo, de lo que era esta contramedida que Dios tenía en reserva. Sea suficiente por el





CAPITULO II
EL PLAN DE SATÁN PARA DERROCAR EL TRONO DE DIOS
Tomemos nota ahora del plan de Satanás para elevar su trono arriba del de Dios, y las razones por las cuales él creía que tendría éxito. Porque es evidente que debe haber tenido alguna razón, porque ni siquiera hubiera intentado algo en lo que no tenía esperanza de triunfar.

Sabemos que Dios le había dado a Lucifer el poder y autoridad, como virrey sobre Su creación. Era su responsabilidad haber guardado los intereses del reino de Dios y de haber estado alerta centra cualquier cosa que pudiera poner en peligro su seguridad. ¡Ay! que Lucifer haya sido infiel a la confianza que se le otorgó, y así llegar a ser el architraidor de todos los tiempos.

El alcance del poder de Lucifer, en relación aún con los más poderosos de otros seres celestiales, queda sugerido en Judas 9, en donde se nos dice que Miguel, el gran arcángel, "no se atre vió a usar de juicio de maldición contra él". Esto indicaría que el poder de Lucifer era superior al de todos los otros seres creados.

No obstante, permanece la pregunta, "Concedido que Lu cifer tenía poder sobre todo otro ser creado, creía él que su poder era suficiente para conducir victoriosamente una rebelión contra Dios? A menos que creyera ésto, cómo podía él espe rar triunfar en su rebelión?"

Se encuentra un indicie a la contestación de esta interro gación en un estudio de las Escrituras. El plan de Dios ha designado que la administración de Su gobierno se ejecutara por seres creados. Es de notarse que cuando se rebeló Lucifer, y aunque este evento era el más decisivo en la historia del uni verso, Dios no descendió de Su trono para acometerlo perso nalmente en batalla. El haberlo hecho hubiera derrotado todo Su plan para el gobierno del universo. Se nos hace entender por las Escrituras que la tarea del combate real con Satán ha sido delegado específicamente a los seres creados. Por eso se ha escrito, "Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles" (Apocalipsis 12:7). Toda la historia de la revelación divina refleja el hecho de que Dios centróla y gobierna el universo creado a través de la instrumen-talidad. Hasta donde ha sido revelado, Dios obra en el reino creado solamente a través de un agente. Este agente puede ser un ángel, un ser humano, o Jesucristo, el mismo Dios-hombre.



Lo que se enseña evidentemente en las Escrituras, es que la derrota física y moral de Satán requiere una preponderan cia de potencia, tanto física como moral, que esté a la disposi ción de aquellas personas que son fieles a Dios. El acto de re belión de Lucifer no disminuyó su poder excepto en el sentido moral. El había sido hecho custodio de los secretos del universo y ahora se proponía emplear este conocimiento en una conspira ción tenebrosa para destronar a Dios.

En el capítulo diez de Daniel se nos da un vislumbre ilustrador de la naturaleza del conflicto espiritual que se provocó y en el cual todavía se está combatiendo entre los ángeles de Dios y los de Satán. Este es uno de los capítulos más revela dores de la Biblia. Nos muestra algo de la naturaleza de las cosas que pasan en el mundo no visto. En este caso un príncipe de Satán, de alto rango, realmente pudo resistir al ángel de Dios durante veintiún días, durante cuyo tiempo se evitó que el mensajero angelical cumpliera una misión importante dele gada a él por Dios. No fué sino hasta que llegaron refuerzos en la persona del arcángel Miguel, que los poderes de las tinieblas se vieron obligados a retirarse de su esfuerzo prolongado y desesperado para frustrar el decreto divino. Este pasaje nota ble de las Escrituras obviamente enseña que sólo cuando hay una preponderancia de fuerza en favor de los ángeles fieles a

Dios, que las legiones de Satán son obligadas a ceder la victoria (Daniel 10:12-13).

Asimismo, cuando las fuerzas de las tinieblas instigaron la traición de Cristo, en anticipación de Su destrucción, que Jesús declaró que si El orara al Padre por auxilio, se enviaría ayuda angelical inmediatamente a Su rescate. En este caso debe no tarse que, debido a la gran concentración de fuerzas malignas, se necesitarían más de doce legiones de ángeles para derrotar a las fuerzas hostiles (Mateo 26:53). (Jesús no solicitó esta ayuda, sin embargo, sino que dijo a aquellos que lo aprehendían, "Esta es vuestra hora, y la potestad de las tinieblas" (Lucas 22:53). Cristo, en la cruz, estaba en ese momento, efectuando la derrota moral, en lugar de la derrota física, de Satán (Juan 12:31-32). La derrota física del diablo vendría posteriormente.

Es evidente que en el plan original de Satán, él pensó ob tener la lealtad de la mayoría de los ángeles del cielo, y así estar en una posición para vencer a aquellos que pudieran per sistir en su fidelidad a Dios. Así él despojaría a Dios de los medios que El había designado para controlar y gobernar las fuerzas de la creación. Satán entonces podía proceder sin ser molestado al establecimiento de su propio reino.

COMO LOGRO LUCIFER SEDUCIR A LOS ANGELES?
Cómo esperaba Lucifer persuadir a los ángeles a que se le unieran en su rebelión?
Qué premio reluciente podía ofrecer que los impulsara a tomar ese paso tan funesto? Quizás pode mos entender plenamente la contestación a esta pregunta sola mente cuando reconocemos que el mal tiene un elemento de engaño en su naturaleza (2a. Tesalonicenses 2:11-12). El mal es algo con lo que aun los más sabios y más brillantes no se atreven a jugar. Jesús, en Su declaración en relación con la defección de Satán, indicó que el diablo engañó a los ángeles. "No permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira" (Juan 8:44). La deducción es que él mintió a los ángeles en el tiempo de su caída como lo hizo posterior mente con Eva.

Lucifer, creyendo sus propias mentiras, abrazó la ilusión de que lo había previsto todo, que había hecho provisión para toda contingencia y que no podía fallar. Aún hoy en día, él y sus ángeles caídos todavía rehusan conceder la derrota, y combaten desesperadamente, aunque la realidad de su destino inminente debe ser cada vez más evidente (Apocalipsis 12:12).



Pero ahora, consideremos los medios que Lucifer utilizó para engañar a los ángeles. Realmente podemos aprender algo sobre ésto por medio de un estudio de cómo engañó a Eva. Satán negó el castigo de muerte que sería incurrido si ella desobedecía a Dios. Neciamente Eva se dejó seducir por estas palabras hasta ser persuadida a comer de la fruta prohibida. Demasiado tarde ella vio que había sido engañada. Eva y su esposo fueron saca dos del huerto, "porque", como dice la crónica, "no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre" (Génesis 3:22).

Eva era mortal y temía a la muerte, aunque el freno no fué suficiente para evitarle que desobedeciera la orden de Dios. Pero los ángeles no estaban detenidos por el miedo a la muerte.

Contrariamente a Adam y Eva, que eran mortales, los ángeles no mueren (Lucas 20:36). Aún cuando Lucifer y sus ángeles fueron echados del cielo después de su rebelión, con todo, ellos retuvieron su poder para continuar su rebelión hasta hoy.

Además, antes de la caída de Lucifer y sus ángeles, el mal no había entrado jamás al universo, hasta donde tenemos no ticias. Los resultados aterradores del pecado nunca habían sido vislumbrados por seres creados —aunque, indudablemente, como con Adam y Eva, Dios les había advertido de las consecuencias de la desobediencia. No obstante, ellos no tenían un conoci miento a primera mano de las consecuencia tremendas del pe cado. Y, como Eva, no tenían una fe suficientemente profunda en Dios para confiar en la integridad absoluta de Su palabra.

Es altamente probable que Satán siguió el mismo curso que con Eva en su seducción de los ángeles. Indudablemente pintó una perspectiva brillante de la "independencia" que alcan zarían, si rompían su fidelidad para con Dios. Que al hacerlo, ellos serían "como dioses", forjadores de su propio destino.

Cada ángel fué puesto, en esa forma, en una posición de hacer una decisión, así como toda criatura moral del universo en algún momento dado debe hacer una decisión —un escogi miento de si su lealtad será para con Dios o para sí misma. Los seres humanos en sus reacciones morales no son demasiado diferentes a los ángeles. Ambos son afectados por la tentación. Ambos son agentes morales libres. En su estado actual, el hom bre ha sido "hecho poco menor que los ángeles" (Salmo 8:5), pero algún día los redimidos han de ser iguales a los ángeles, y en algunos aspectos, ensalzados arriba de ellos (Lucas 20:36; la. Corintios 6:3).

LA REBELIÓN CASI ALCANZA UN ÉXITO INICIAL
Se tenía que tomar una decisión, y fué tomada. Una tercera parte de los ángeles escogió seguir a Lucifer. Esto fué una cosa terriblemente trágica. Sin embargo, ni aun una apostasía tan grande fué lo suficiente para asegurar el éxito de la re belión de Satán. Lucifer no era omnisciente en su presciencia del futuro. Cuando se tomó la cuenta, el número de aquellos que habían caído con él, era menor que lo anticipado. Lucifer había hecho un mal cálculo. Si hubiera sabido con certeza del resultado, es posible que se hubiera frenado en su acto de trai ción. En realidad, las dos terceras partes de las huestes ange licales permanecieron fieles a Dios, y , reagrupándose bajo la bandera del arcángel Miguel, echaron a Lucifer y a los ángeles desobedientes del cielo.

FUE TOMADO DIOS POR SORPRESA?
No nos podemos imaginar que Dios haya sido tomado por sorpresa por todo ésto. Dios vio que el espíritu malvado de re belión se desarrollaba en el corazón de Satanás, y debe haber sido un asunto de aflicción indescriptible para El. Empero aparentemente no había nada que El pudiera hacer sabiamente para evitar que Lucifer se rebelara. El sabía lo que hacía, y prefirió la gratificación de su voluntad propia y el ensalzamien to propio a la obediencia a Dios. Los agentes morales libres no deben ser forzados, porque entonces dejarían de ser agentes morales libres. Deben estar en libertad para hacer su elección, ya sea para bien o para mal. El aparente descuido de Dios de tomar nota de la rebelión que se cernía aparentemente alentó a Lucifer a continuar su conspiración.

Sin embargo, Dios sabía previamente una cosa que el diablo desconocía. El sabía el alcance exacto que tendría la re belión. Sabía que rompería terriblemente Su reino. Empero, sin embargo, que no tendría éxito. Sabía de antemano que Lucifer sólo podría contar con una minoría de los ángeles. Y así acon teció.
Satán, sin embargo, había hecho su decisión. La falla de
la rebelión de lograr éxito en su fase inicial, resultó en la ex pulsión del diablo y sus ángeles del cielo. Ahora, él estaba comprometido irrevocablemente, para siempre, a seguir el camino que había escogido.

CAPITULO III
COMO SATANÁS PLANEABA CONTINUAR SU REBELIÓN
En la lección anterior hemos observado que el plan de Lu cifer de trastornar a los ángeles del cielo quedó corto de ganar la mayoría vital. Una pregunta que surge es, "Al planear su rebelión, no anticipó Lucifer la posibilidad del fracaso?". Todo lo que se puede decir es que Satán evidentemente pensó que sus oportunidades de tener éxito eran lo suficientemente buenas oara descontar la posibilidad del fracaso.

Empero, aún en el caso de fracasar en la obtención de la mayoría de los ángeles a su causa, Lucifer no consideró que todo se habría perdido. Aun cuando sería un fuerte revés, ha bían razones por las cuales Lucifer se sentía seguro del éxito final de su rebelión. Y les acontecimientos iban a probar que él tenía razón —¡casi!

En realidad, el plan de Lucifer fué una obra maestra de astucia y alevosía. Fué una traición que explotó todo cuanto fué posible la gran confianza que Dios había depositado en él. Cuan sagazmente fueron elaborados sus planes queda evidencia do por el hecho de que la fase inicial de su rebelión destrozó horriblemente a la población angelical. No menos de una ter cera parte de la hueste celestial fué persuadida a que echara su suerte con él. El que haya obtenido un número tan grands de seguidores revela la magnitud de la rebelión, así como la amplia simpatía que había despertado por su causa. Es dema siado evidente que él había podido sembrar discordia e insatis facción entre les ángeles contra Dios —probablemente duda con relación a Su sabiduría y bondad. Y ésto nos lleva a otra inte rrogación— una que ha sido clásica desde tiempo inmemorial.

POR QUE DEMORO DIOS SU CASTIGO A SATÁN?
La pregunta es: "Por qué Dios, después de que el diablo se rebele, no lo castigó de inmediato? Por qué le permitió libertad para continuar en su curso malvado?" Aunque induda blemente hay más de una razón por la cual Dics demoró Su juicio sobre Lucifer, la que sobresale seguramente sobre todas las otras es que Satán, al seducir hasta una tercera parte de los ángeles, debe haber logrado poner muy en duda la bondad y la justicia de Dios. Para que Dios tuviera un reino que fuera durable, El debe ejecutar justicia que sea compatible con las consciencias de Sus subditos. En el caso que nos ocupa, Dios consideró necesaria demostrar que la rebelión de Lucifer fué totalmente la cosa malvada, traidora e infame que fué. Además, El debe dar al universo oportunidad para observar cómo esa rebelión pervierte seres santos en criaturas malvadas y viciosas. Antes de ejecutar el castigo indispensable sobre Lucifer, Dios primeramente demostraría el carácter horrendo de su acto. Primeramente daría a Sus subditos oportunidad para testifi car las terribles consecuencias que deben seguir la introducción del pecado en el universo.

Para resumir, Dios justificaría la sabiduría de Sus leyes a los ojos de Sus criaturas. Satán, esencialmente egoísta, sostenía que ningún hombre servía a Dios porque le amaba, sino sola mente por lo que se pudiera conseguir de ello. Los puntos de vista del diablo a este respecto quedan evidenciados en su con versación con Dios, relacionados con Job. Dios había llamado la atención de Satán a la integridad de Job y su fidelidad para con El. La respuesta despectiva del diablo fué la pregunta, "Teme Job a Dios de balde?" Insinuó que si Dios dejara de con tinuar Su lluvia de bendiciones scbre Job, éste se voltearía contra El y lo blasfemaría en Su cara (Job. 1:7-11).

La doctrina de Satanás es que todo hombre debajo de la superficie era como él mismo y buscaba solamente su beneficio propio. En otras palabras, él le decía a Dios que los hombres servían a Dios solamente como una proposición fría de negocios. Satán correctamente previo que la única forma que Dios podría contestar su acusación era el de poner el asunto a prueba.

EL PLAN DE DIOS PARA CREAR LA RAZA HUMANA
Lucifer y sus ángeles, después de haber sido expulsados del cielo a los lugares celestiales (o intermedios), urdieron planes para continuar la rebelión. La estrategia global era la de forzar el extravío del plan de Dios. Pero, no siendo omnisciente, Satán tenía que esperar y ver los pasos que Dios daría. En cua^quier forma en que Dios se moviera, Satán planeaba dar una con-tramovida.

La siguiente movida de Dios pronto fué evidente. La defección de Lucifer y sus ángeles había dejado un hueco en las filas del cielo. Ahora, Dios siendo Dios, El no puede cambiar de un curso que ha escogido. "Porque Yo Jehová, no me mudo" (Malaquías 3:6). Dios tiene un propósito para toda criatura que El ha creado. Si ellos cumplen ese propósito, bien. No obstante, si no cumplen la voluntad de Dios, el propósito divina debe ser logrado.

Por ejemplo, Dios escogió a Saúl y a su semilla para reinar sobre Su pueblo, Israel. Pero cuando Saúl falló al ejecutar el plan divino, Dios levantó otro rey, David, para que tomara el lugar de Saúl (lo. Samuel 13:13-14). Aún cuando Lucifer y sus ángeles rehusaron llevar a cabo el propósito de Dios en su creación, el Señor no tenía intención alguna de permitir que Sus propósitos fueran frustrados. El levantaría a otros que to maran el lugar de aquellos que se rebelaron. Lucifer había sido hecho virrey sobre la creación de Dios. Ahora Dios se propuso crear una nueva raza para cumplir el propósito en el cual ha bían fallado el diablo y sus seguidores. Dios le dijo al hombre cuando lo creó, "Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra" (Génesis 1:28). "Henchid" (en- hebreo) significa llenar nue vamente, indicando que el hombre tomaría el lugar de una raza previa. En la misma forma se le ordenó a Noé, "Fructificad, y multiplicad, y henchid la tierra" que había quedado vacía por el diluvio (Génesis 9:1). Así como Satán tuvo una vez el dominio en el Edén (Ezequiel 28:13), así Dios crearía una nueva raza de seres en Su propia imagen, y los colocaría en el Edén. Así como Satán una vez tuvo dominio sobre la creación de Dios, así Dios le daría al hombre la tierra renovada (Génesis 1:26-28).

SATANÁS PLANEA CONTINUAR SU REBELIÓN
Tan pronto como Satán vio el desarrollo del plan de Dios, entró él en acción. Si se le concedía la oportunidad, él probaría que esta nueva raza lo seguiría a él en lugar de seguir a Dios. Y, como veremos, Dios le dio una oportunidad para probar este punto. También Dios tenía algo qué probar. Si El podía encon trar hombres que se mantuvieran fieles a El bajo la tentación y la prueba, entonces El podría callar la boca de Satán para siempre. Y a fin de evitar que el diablo llegara a tener cual quier otra disculpa, ¡ Dios le dio la oportunidad para que hicie ra la prueba!

El diablo no perdió tiempo para comenzar a trabajar. En el huerto del Edén, él tentó a Eva. Como sabemos, tuvo éxito en seducirla, juntamente con su marido, al primer intento. El diablo siguió su triunfo al hacer un homicida de su primogénito, Caín. Parecería como que Satán estaba ganando la contienda, porque, con el transcurso del tiempo, generaciones enteras que cedían a sus seducciones, cayeron bajo su dominio.

No obstante, habían algunas cosas que Satán no había pre visto. A pesar de sus éxitos, nunca pudo, a la vez, corromper a todo hombre que perteneciera a esa generación. Siempre ha bía algunos que mantuvieron su fe en Dios. Cuando habían muer to generaciones, allí estaba Henoch, que "caminó. .. con Dios". Cuando el mundo antidiluviano cayó en la apostasía, Noé obe deció a la palabra de Dios y preparó un arca "en que su casa se salvase" (Hebreos 11:7). Satán descubrió, para su descon cierto, que siempre habían unos cuantos que no cedían a sus seducciones. En alguna forma Dios siempre lograba preservar una "semilla justa" sobre la faz de la tierra. Esto debe haber sido extremadamente frustrador al diablo cuando él veía que el éxito estaba casi al alcance de su mano, solamente para ver que se le escapaba, una y otra vez.

A pesar de eso, había algo que siempre le daba confianza al diablo. El hombre ahora era una criatura caída. No habían caído los ángeles, y no habían perdido toda esperanza de regre sar alguna vez al favor de Dios? Qué del hombre? Cómo po dría ser redimido de su condición pecaminosa? Cuál era la respuesta?

Podemos entender por qué estaba confundido Satán, por que aún los ángeles justos aparentemente nada sabían del gran dioso plan de redención que Dios tenía en reserva. Cuando fi nalmente fué revelado los asombró y los tuvo en temor re verencial (la. Pedro 1:12, 19-20).

Si los ángeles justos fueron tomados por sorpresa por el plan de Dios de redención, podemos estar seguros que el diablo no lo había anticipado. Sin embargo, el plan de redención era conocido de Dios desde la fundación del mundo, y era este plan no revelado lo que aseguraría la derrota de Satán! Satanás, esencialmente un ser egoísta, no podía concebir, y por tanto, anticipar, una cosa tan noble como el plan de Dios de redención: que Cristo se despojara de Su gloria eterna, se hiciera carne y muriera en lugar del pecador. La falta de conocimiento previo de Satán a este respecto sería lo que lo derrotaría.

CAPITULO IV
LA TIERRA SE CONVIERTE EN EL NUEVO TEATRO DE GUERRA
Aunque la rebelión de Satán estaba condenada de antemano al fracaso, no obstante había un camino largo por delante antes de que las heridas ocasionadas por ella estarían todas sanadas. El primer paso hacia la restauración de lo que se había perdido en la catástrofe ocasionada por Satán, fué dado cuando Dios se puso a crear una nueva raza que tomara el lugar de aquellos que se habían rebelado contra El.

Habiendo recibido Satán permiso para probar su punto, que ningún hombre servía a Dios excepto por aquellas cosas que el hombre pudiera obtener de El, empezó su papel infame de "acu sador de nuestros hermanos... el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche" (Apocalipsis 12:10). La estrategia de Satán era de demostrar que esta nueva raza que Dios estaba le vantando, cuando estuviera sujeta a la tentación, también caería. Al ejecutar ésto, él justificaría su propia rebelión, y al mismo tiempo frustraría el plan de Dios. Sin embargo, para tener éxito, tendría que lograr apartar a toda la raza de Dios. No debería quedar ni uno solo para justificar Su sabiduría y providencia. Satanás tendría que coromper la tiera hasta que no quedará "si miente justa" para transmitir la fe en Dios a una generación sucesora. Si ello llegaba a acontecer él sabía que Dios tendría que destruir la tierra, como en realidad El demolería las ciu dades malvadas de Sodoma y Gomórra cuando salió el último de los justos de ellas.

Ahora, debe entenderse que Dios nunca ha afirmado que todos escogerían servirle. Al hacer el hcmbre un agente libre El le dio el poder de elección, y eso implica habilidad dé pre ferir estar en contra de El. Pero Dios si sostenía que siempre permanecerían unas "reliquias justas" que le servirían, sin im portar tribulación, tentación, o sufrimiento. Que al final habría un número total de personas fieles, "una gran compañía, la cual ninguno podía contar" (Apocalipsis 7:9), que le seguirían por todo el trayecto y que serían hechos aptos para el lugar que Dios antes había apartado para los ángeles que se habían rebelado.
Así comenzó el drama de Satán contra el hombre.

LA CREACIÓN DE ADAM Y EVA
En el sexto día de la creación, Adam y Eva fueron formados y colocados en el huerto del Edén. Se les dio dominio sobre la tierra (Génesis 1:26). El huerto del Edén era un paraíso her moso en donde abundaban toda clase de árboles, entre los que se encontraban el árbol de la ciencia del bien y del mal, y el árbol de la vida. Se les dio permiso al hombre y a la mujer de comer de toda la fruta del huerto, salvo la del árbol de ciencia del bien y el mal.

El hecho de que Dios hubiera plantado el árbol de la vida en medio del huerto, llama nuestra atención de que había una di ferencia importante entre esta nueva raza y la de los ángeles. El hombre era mortal. Lucifer, no era mortal, como queda eviden ciado por el hecho de que él ha podido continuar su oposición mal vada a Dios a través de las épocas con vigor no-disminuído. Siendc mortal el hombre, a él se le advirtió que el acto de desobe diencia traía aparejada una sentencia de muerte (Génesis 2:17). Dios no estaba dando inmortalidad física a otras criaturas hasta que ellas probaran que eran dignas de merecer el regalo (Lucas 20:35-36; 2a. Timoteo 1:10).

Empero, es totalmente evidente que Dios tenía la intención de que el hombre llegara a ser inmortal. Esto se ve fácilmente en el hecho de que en medio del huerto, Dios había plantado el árbol de vida —aunque aparentemente El no le reveló inmediata mente su sitio a Adam. Cuando el hombre pecó, Dios decretó que debería salir del huerto, "porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre" en su estado pecaminoso (Génesis 3:22-24). En tal caso, el hom bre podría unir sus fuerzas con Satán, y así aumentar la rebelión contra el Creador.


Podemos entender que durante este tiempo Satán vigiló con astucia los acontecimientos que se desarrollaban. Estaba preparado, tan pronto como el momento fuera propicio, a se ducir a los nuevos habitantes del huerto del Edén, y, de ser posible, inducirlos a desobedecer el mandato expreso de Dios contra la ingestión del árbol del bien y del mal.

Empero Satán no hizo su ataque embistiendo de frente, para no empujar a la pareja a los brazos de su protector, en lugar de alejarlos de El; ni tentó al hombre y a la mujer mientras que estaban juntos, porque podrían fortalecerse el uno al otro para resistir sus incitaciones malvadas. Porque si el carácter de la tentación era una vez descubierto, un segundo intento podría encontrar mucha más dificultad, si no imposibilidad, para tener éxito.

En un momento favorable, Satán hizo una visita al huerto del Edén. Se metió en una serpiente, que en aquel tiempo no era el reptil repulsivo y rastrero que conocemos actualmente. Sola mente después de la maldición es que fue degradada y echada sobre su pecho (Génesis 3:14). Por tanto, debe inferirse que anteriormente la serpiente caminaba ergida y probablemente era la más inteligente y hermosa de los animales del campo (Géne sis 3:1).

El mal frecuentemente parece tener alguna fascinación misteriosa, y Eva, en su curiosidad, en lugar de mantenerse alejada del árbol prohibido, se ausentó de Adam, y, mirando el árbol, aparentemente se encontraba pensativa sobre la extrañesa de la prohibición de Dios. Fué mientras que ella meditaba en esta curiosidad necia que la serpiente apareció en la escena y trabó conversación con ella. El modus operandi de Satán, o plan de operación, era el de confundir a Eva, y por una suges tión sutil, hacer que ella quebrantara el mandato de Dios al participar de la fruta prohibida. Bien se ha dicho que el primer error de Eva fué el de acercarse al árbol. Si ella hubiera evi tado la proximidad, nunca le hubiera echado la mirada codi ciosa que resultó en su condescendencia a la tentación y que trajo pesar a ella y a sus descendientes.


LA CAÍDA DE ADAM Y EVA
Pobre Eva. En lugar de buscar la protección y la fuerza de su esposo, ella escuchó las palabras sutiles del engañador. Seducida por su archienemigo insospechado, ella sucumbió a su tentación. Eva tomó de la fruta y posteriormente persuadió a su esposo a que compartiera su acto de desobediencia. Adam no fué engañado. El sabía cual era el castigo (la. Timoteo 2:14). Pero en un momento de pánico, antes que perder a la hermosa criatura que Dios le había dado, neciamente decidió compartir su suerte. Así entró el pecado en el mundo.

Conforme a todas las apariencias, Satán había ganado una partida importante, quizás decisiva. El había seducido a los primeros padres; por tanto, toda la raza humana sería una raza caída. La tesis del diablo de que el hombre no estaría firme bajo la tentación recibió una fuerte confirmación. Además, el dominio que sobre la tierra había recibido Adam en consecuen cia de su obediencia a Satán fué traspasada al diablo. Esto queda claro en Lucas 4:5-6, que consideramos posteriormente.




LA OBRA MAESTRA DE SATÁN, "SERÉIS COMO DIOSES"
Es interesante notar el orden de la tentación satánica de Eva. Primeramente, se dio a entender una duda acerca de la integridad de la palabra de Dios. En segundo lugar, hubo una censura sobre la bondad de Dios, "Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?" Por qué le prohibía Dios a Eva que comiera de fruta que parecía tan buena como alimento? Cuando Eva contestó débilmente a la serpiente, de que si ella tomaba de la fruta traería como consecuencia la muerte, el dia blo estaba listo para el siguiente paso en la tentación. ¡ Ah! No tenía Dios una razón para prohibirles que comieran de la fruta? No sabía El que ellos serían sabios, conociendo el bien y el mal? En verdad, declaró la serpiente, Dios sabía que Adam y Eva, al comer de la fruta, serían "como dioses". Acerca del cas tigo de desobediencia a la que Eva se refería, Satán declaró audazmente, "No moriréis". ¡Ay! Para este momento Eva ya estaba en poder de la serpiente. Ella estiró su mano y la acción irreparable había sido cometida.

La subversión de Satán de los ángeles, desde luego, no fué la misma en detalles como la de Eva, pero parece probable que él les dijo que ellos serían como "dioces" si le seguían. Como Jesús dijo, Satán fué un mentiroso desde el principio.

Siguiendo la caída de Adam y Eva, como resultado de la burla de Satán, la maldición cayó sobre la serpiente en la que Satán había tomado cuerpo para efectuar la seducción. Dios pronunció una maldición sobre la tierra y la sentencia de muerte vino sobre Adam y Eva. Todo ésto encajaba bien con los planes de Satán. Desde ese momento "el poder de la muerte" pasó a Satanás.

CAPITULO V
SATÁN Y JOB
Para entender plenamente el plan de acción de Satán con
positiva sobre la razón de Dios para permitirle libertad a Sa tanás para tentar a la raza humana.

Es altamente significativo que el libro de Job haya sido el

primer libro de la Biblia que se escribió. Se escribió antes que la Ley, porque casi no hubiera sido posible, en una discusión que cubre todo el campo de la divina providencia, como ocurre en este libro, el haber evitado una referencia la ley, si se hu biera conocido la ley. Job no solamente es el primer libro de la Biblia, sino que en toda probabilidad es el primer documento escrito de cualquier clase que todavía exista. Así que podemos ver cuan vitalmente importante deben ser los primeros capí tulos de Job, puesto que ellos son las primeras palabras escritas de Dios para el hombre.

Estos capítulos muestran cómo Satán, después de haber

sido echado del cielo, llevó a cabo su guerra contra Dios. Tam bién revela el carácter de esta guerra, que ahora ha cambiado su teatro de operaciones a la tierra. Es importante un cono cimiento de ésto para entender la estrategia de Satán en su conflicto ancestral con Dios y con el creyente. Conforme la con sideremos, la razón se hará evidente de por qué Dios ha per mitido al diablo libertad para continuar sus tentaciones de la raza humana.

EL DESAFIO DE SATÁN
En Job 1:6 se nos dice que un día, cuando los hijos de Dios se presentaron ante el Señor, Satán también entró entre ellos. El Señor tomó nota de su presencia, diciendo, "De dónde vienes?" Esta declaración revela que Satanás ya no moraba con los ángeles'justos, puesto que su presencia entre ellos oca sionaba una pregunta. Aunque los ángeles caídos ya no vivían con los ángeles fieles, sin embargo, observamos que Satán mismo todavía tenía acceso a la presencia de Dios.

El diablo tenía un propósito en su visita. Era de llamar la atención de Dios de cuan enteramente había triunfado la mal dad sobre tierra, corroborando así su afirmación de que el Hombre no podía servir a Dios si la tentación era lo suficiente mente fuerte para hacerlo caer.

JOB SE CONVIERTE EN EL CENTRO DEL CONFLICTO
recto, temeroso de Dios, y apartado del mal" (Jobl:8). Satán ya tenía lista su contestación acostumbrada. Imputó que Job temía a Dios solamente por lo que pudiera obtener de El. Que Dios lo había protegido, lo había cercado, le daba riqueza y prosperidad. Satán sostenía que una vez que se le quitara esta prosperidad a Job, él maldeciría a Dios en Su cara. Dios aceptó el reto y permitió que tuviera lugar la prueba.

Con el permiso concedido, Satán salió para llevar desastre a Job. Fueron los sábeos y se llevaron sus bueyes y asnas. Los caldeos robaron sus camellos. Luego, como un infortunio ma yor, sus hijos fueron muertos en una tormenta violenta que destruyó la casa que ocupaban (lo que, a propósito, muestra el papel activo de Satán en una tormenta destructiva).
Pero la confianza de Job en Dios no estaba mal colocada.
El santo patriarca no dejaba ir su fe en Dios, y, adorando, dijo, "Jehová dio, y Jehová quitó: sea el nombre de Jehová bendito" (Job 1:21). Pobre Job. El no podía saber, y, por razones que pueden entenderse, Dios no le podía revelar a él la naturaleza verdadera de los acontecimientos que se estaban sucediendo. En realidad, el Señor le había dado a Job, pero era el diablo el que le había quitado. Ni podía Job comprender que él era el centro de atención de dos mundos el infierno y el cielo. Que Dios y Sus ángeles, así como el diablo y sus ángeles, esta ban observando con un interés intenso el resultado de la prueba a la que se estaba sometiendo a Job. Pero, aunque Job fue humillado y quebrantado, permaneció fiel a Dios.

Nuevamente el diablo se presentó delante de Dios, y nue vamente Dios llamó su atención a Job, quien había mantenido fielmente su integridad, a pesar de las pruebas calcinantes y los crueles pesares que había soportado en la pérdida de su propiedad e hijos. Pero Satán todavía no esta silenciado. Su contestación insolente fue, "Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Mas extiende ahora tu mano, y toca a su hueso y a su carne, y verás si no te blasfema en tu rostro" (Job 2:5).

Es evidente que Dios, al otorgar permiso a Satán que pu siera una sarna en la carne de Job, tenía un propósito impor tante en mente. Con Dios, un principio de la importancia más vital estaba en juego, un principio que Satán había desafiado. La afirmación de Dios era que, no importando cuan grande fuera la tentación que Satán pudiera presentar, siempre ha brían aquellos que servirían a Dios a toda costa.

DIOS GANA UNA BATALLA POR MEDIO DE LA FIDELIDAD DE JOB
Satán salió de la presencia de Dios, y afligió a Job con una maligna sarna desde los pies hasta la cabeza. La esposa de Job, una mujer frivola y de mente terrena, cuando ella vio lo que le había acontecido a su esposo, le aconsejó, "Maldice a Dios, y muérete". Esta sugestión fue rechazada con indigna ción por Job, y, muy correctamente, regañó a su esposa infiel por estas palabras impías. Sus amigos vinieron y vieron su condición abyecta, pero ellos no podía explicar el enigma de sus infortunios. Ellos concluyeron que él había cometido algún pecado serio. Job, también no podía entender su predicamento y creía que Dios lo había afligido por razones inescrutables y misteriosas. Nada sabía del carácter dramático del conflicto que se estaba efectuando y no se daba cuenta de que era Satán el que había puesto la sarna sobre él. Ni que su humilde cama entre las cenizas en donde él se rascaba era el centro de aten ción de dos mundos.
No obstante, Job subió a cumbres sublimes de fe cuando él dijo, "Aunque me matare, en El esperaré" (Job 13:15). Por esas palabras, la acusación de Satán de que un hombre no serviría a Dios más allá de un punto determinado, fue probada falsa. Job, por su fidelidad, había justificado la confianza de Dios en él así como justificado la integridad y solidez del plan de Dios. Habiéndose terminado la prueba, Dios sanó a Job y le dio lo doble de lo que había tenido antes (Job 42:12-17).

CAPITULO VI
LA DERROTA DE SATÁN
La guerra que siguió a la rebelión de Satán ha sido fiera y costosa, y todavía no se resuelve plenamente el conflicto. La hora se acerca, empero, como vimos en la última lección, cuando esta guerra en los cielos tocará a su fin. Citamos de Apocalipsis 12:7-9
"Y fue hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles, y no prevalecieron, ni su lugar fue más ha llado en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él."

Mientras que el pasaje anterior se refiere primordialmente al desplazamiento de Satán del cielo —un suceso que todavía está por acontecer— no obstante, es evidentemente descriptivo de otras batallas y derrotas que el diablo ha sufrido. Porque Satán no ha tenido solamente un lanzamiento "fuera", sino que en total han habido por lo menos cinco eventos así. A pe sar de la fiera resistencia que él y sus seguidores han presentado, muchas de sus plazas fuertes y principados se han derrumbado, y uno por uno sus reinos han sucumbido. En esta lección última trazaremos las derrotas sucesivas de Satán, su despla zamiento, primero del cielo, luego de los cielos, su aprisiona miento inminente en el abismo profundo, y su destino final en el lago de fuego.

1.—PRIMER LANZAMIENTO—FUERA EXPULSIÓN DEL CIELO
Isaías habla específicamente de la primera expulsión, o la caida original de Lucifer:

"¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes.

Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del aquilón; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres en el sepulcro, a los lados de la huesa" (Isaías 14:12-15).

Aquí se nos informa que Lucifer, "querubín grande, cu-bridor" (Ezequiel 28:14), fue arrojado del cielo. Se nos dice que debido al orgullo y voluntad propia fue destituido de su posición exaltada. No obstante, como se muestra en el versículo 15, su derrocación en ese tiempo todavía estaba incompleta.

Todavía tiene que ser echado en la "huesa" (o abismo). Ade más, otros pasajes de la Escritura nos muestran que Lucifer en ese tiempo todavía tenía acceso a la presencia de Dios. Porque, cuando los hijos de Dios se presentaron ante el Señor en los días de Job, Satán también apareció entre ellos para acusar a Job (Job 1:6-9). El papel de Satán como acusador de los santos de Dios parece no haber tenido interrupción por toda la historia de la humanidad por lo menos hasta la venida de Cristo.

"Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de Su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche" (Apocalipsis 12:10).

La ocupación de Satán de los cielos, aparentemente, le ha dado una ventaja estratégica, por lo cual él se ha podido atrin cherar y dar jaque mate, en un grado considerable, a los ángeles leales en su lucha contra él. Sabemos poca acerca de las leyes que gobiernan la guerra espiritual en los cielos. Pero evidentemente Satán ha preparado una defensas fuertes, que aun cuando no son inexpugnables, han mantenido a los ejércitos de Dios ocupados en conflicto por muchos siglos. El capítulo diez de Daniel, del que ya tomamos nota, sí deja entrever un poco, y nos da un vistazo breve de la naturaleza del conflicto en los cielos que ha durado por tantos miles de años. Es evidente que en estos combates prolongados, Satán, no obstante su resistencia tenaz, constantemente ha perdido terreno, y él y sus príncipes se han visto obligados a evacuar muchas de sus plazas fuertes (Daniel 10). Aun cuando estas circunstan cias están envueltas en algo de misterio, las Escritura defini tivamente declaran que determinados ángeles de Satán han sido atados y aprisionados en "Tártaro". Allí están hoy, "con ca denas de oscuridad", esperando juicio (Judas 6 y 2a. Pedro 2:4).

Así, la Biblia revela un estado contrastante de los ángeles caídos. Se nos dice que algunos están atados, mientras que otros todavía están libres para continuar su guerra en los cielos, lo que hace surgir la pregunta que ya hemos considerado: Significa ésto que parte de los ángeles malvados han sido hechos prisioneros durante estos combates en los cielos, y han sido puestos en cadenas en el averno para evitar que continúen dando ayuda a su amo, el diablo?

EL ABATIMIENTO DE SATÁN EN EL CALVARIO
En otra lección discutimos la batalla que Cristo ganó en el Calvario sobre Satán. ¡Fue esta victoria espiritual de Cristo sobre el diablo la que es la base de su derrota final y derro camiento! Se debe a lo que aconteció en el Calvario que el creyente tiene autoridad sobre el diablo. Que hay una relación entre la caida de Satán desde el cielo y el poder del creyente sobre los demonios, se infiere claramente en Lucas 10:17-19:
"Y volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en Tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás, como un rayo, que caía del cielo. He aquí os doy potestad de hollar sobre las serpientes y sobre los escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará."

Mientras que la declaración anterior del Señor podía tener referencia al lanzamiento original de Satán del cielo, parece cierto que está asociada principalmente con la victoria personal del Señor en el Calvario. ¡La consagración total de Cristo a la voluntad del Padre, hizo posible que El venciera las tentaciones del diablo y regresara del campo de combate triunfante! De hecho, la batalla decisiva de los siglos seguramente fue la que el Señor sostuvo contra Satanás en el Calvario. Fue aquí que el Señor pudo decir, "Ahora es el juicio de este mundo: ahora el príncipe de este mundo será echado fuera' y ahora, "el príncipe de este mundo es juzgado" (Juan 12:31 y 16:11).

Grandes como fueron las victorias de los ángeles en sus combates contra Satán, la derrota decisiva que el diablo recibió fue la que sufrió a manos de Cristo. En el Calvario, la auto ridad legal y poder que el diablo había usurpado de Adam, en lo que respecta al creyente, le fue totalmente despojada. La contención de Satán había sido —una afirmación que él tenía que probar o conceder su fracaso eterno— que, bajo la tenta ción, nadie podía, o nadie querría, obedecer perfectamente la voluntad de Dios y, por tanto, las exigencias de Dios eran faltas de equidad e injustas. Cristo probó que la posición del diablo era absolutamente falsa. En el Calvario, Cristo pasó perfectamente la prueba y podía decir, "No se haga Mi volun tad, sino la Tuya"' (Lucas 22:42). Durante esa hora la teología falsa del diablo fue pesada en la balanza y fue hallada falta.
Para condenar la maldad, lo que es bueno debe ser demos trado. Para desterrar la oscuridad, la luz debe ser revelada. Para exponer al universo la perfidia y la traición de Satán por lo que era, tenía que demostrarse una obediencia perfecta. Cristo cumplió todo ésto, y al hacerlo El vindicó para siempre la integridad y justicia de la ley de Dios.

En el triunfo de Cristo en el Calvario, Satán sufrió su derrota más aplastante y, como resultado, su posición en los cielos fue cambiada radicalmente. Anteriormente, con impuni dad, él podía entrar a la Presencia de Dios y perturbar el cielo con sus acusaciones inicuas contra los santos. Pero en el Cal vario, Satán, fue despojado de este poder, y fue echado de la presencia de Dios. Fue cumplido entonces lo que Jesús dijo, cuando declaró, "Yo veía a Satanás, como un rayo, que caía del cielo".

La batalla de la cual se habla en Apocalipsis 12:7 es la batalla concluyente y culminante en los cielos. Miguel el ar cángel es el líder de las fuerzas de Dios. Cuando Miguel sale a combate, es indicio de que todos los recursos del cielo están siendo empleados. Se recordará que cuando el ángel de Daniel no podía pasar debido a la oposición del "príncipe del reino de Persia", fue Miguel quien vino en auxilio del ángel, y propor cionó la preponderancia de potencia que hizo que las huestes de Satán cedieran terreno (véase Daniel 10:13-21).

Miguel aparece nuevamente en el libro de Daniel, en donde se nos dice que él vendrá al rescate del pueblo de Dios en el tiempo del fin: "Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de an gustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta en tonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro" (Daniel 12:1).

Por este pasaje vemos que Miguel estará particularmente activo en los acontecimientos del tiempo del fin. Aparace espe cialmente como guardián de los intereses del pueblo de Daniel, Israel, y también parece estar involucrado en alguna forma con la resurrección de los muertos. Porque el versículo siguiente (Daniel 12:2) habla de la resurrección de aquellos "que duermen en el polvo de la tierra". Judas también se refiere a Miguel en relación con Moisés, cuando habla de que el arcángel contendía por el cuerpo de Moisés (Judas 9). Parece posible que así como Satán resistió a Miguel al disputar el cuerpo de Moisés, así intentará también evitar la resurrección de los mueros justos.
De ser así, fracasará ignominiosamente. La hora está próxima cuando el diablo será desplazado para siempre de su posición en los cielos. Es tiempo de que el ar cángel Miguel salga contra Satán y sus ángeles, los que, a pesar de su resistencia más frenética, serán obligados a reti rarse. De los cielos caerá el otrora orgulloso príncipe de las tinieblas, y con él caerán todos sus ángeles perversos.

Y después, qué? El diablo, sabiendo que todavía tiene un período extremadamnete breve, mobilizará todos sus re cursos para el ataque más feroz sobre la humanidad que haya intentado jamás.

"Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sa biendo que tiene poco tiempo" (Apocalipsis 12:12).

Satán entonces llama a sus archiengañadores, la bestia y el falso profeta, a quien les da potencia "sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente" (Apocalipsis 13:7). De inmediato estas dos figuras siniestras y malévolas emergen en la escena mundial e inician el programa más diabólico que hayan cono cido los hijos de los hombres ¡un programa que pretende la destrucción total de todo ser humano que se atreva a adorar a) Dios vivo y verdadero. De esta hora espantosa, habla Jesús: "Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si aquellos días no fuesen acortados,, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados" (Mateo 24:21-22).
Afortunadamente, Dios acorta esos días, de manera que Satán no podrá lograr su objetivo. En verdad, es en esta misma hora en que su propia libertad personal le es quitada, en este cuarto lanzamiento del diablo.
3.—SATÁN LANZADO AL ABISMO
Son los últimos momentos de la gran tribulación. El reino de la bestia y el falso profeta se acerca a su fin. El momento Que los demonios y los ángeles caídos han esperado con una anticipación atemorizada por fin ha llegado. Ahora los reinos de este mundo son los reinos del Señor Jesucristo (Apoca lipsis 11:15). Un gran ángel baja del cielo con la llave del abismo. Toma al diablo que engañó a las naciones y lo tira a las tinieblas del abismo. También son lanzados a esa prisión sin fondo los ángeles caídos y emisarios que le siguieron. "Y acontecerá en aquel día, que Jehová visitará sobre el ejército sublime en lo alto, y sobre los reyes de la tierra que hay sobre la tierra. Y serán amontonados como se amontonan encarcelados en mazmorra, y en prisión quedaran encerrados, y serán visitados después de muchos días" (Isaías 24:21-22).
Así serán aprehendidos el diablo y todas sus huestes y en cerrados en esta prisión, en donde ya no podrán engañar más a las naciones hasta que los mil años del milenio hayan sido cumplidos.
"Y vi un ángel descender del cielo, que tenía la llave del abismo, y una grande cadena en su mano. Y prendió al dragón, aquella serpientes antigua, que es el Diablo y Satanás, y le ató por mil años; y arrojólo al abismo, y le encerró,, y selló sobre él, porque no engañe más a las naciones, hasta que mil años sean cumplidos: y después de esto es necesario que sea desatado un poco de tiempo" (Apocalipsis 20:1-3).



4.—SATÁN ARROJADO AL LAGO DE FUEGO
Empero, es cierto que una vez más se le permitirá al diablo andar suelto. Habrán nacido generaciones en la tierra durante la época milenial, y ellas también tendrán que ser pro badas. Ellas también deben probar, como todas las demás criaturas deben probar, que ellas servirán al Dios de los cie los. Así que, estando libre Satanás, él hace su última resisten cia desesperada. Sale para engañar a las naciones de la tierra. Y nuevamente obtiene seguidores. Parece que siempre habrá algunos que escogerán hacer su propia voluntad —la cuestión que es el corazón duro de toda la filosofía desdichada del diablo. "Seréis como dioses" todavía es su grito. Presuntuosamente, Satán y aquellos que escojan seguirle, irán a la batalla contra el pueblo de Dios. Pero esta vez es el fin. Fuego cae del cielo y destruye la hueste. Y el diablo que la ha engañado va a su destino eterno. "Y cuando los mil años fueren cumplidos, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá para engañar las naciones que están sobre los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de congregarlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra y circundaron el campo de los santos, y la ciudad amada: y de Dios descendió fuego del cielo, y los devoró. Y el ^'ablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego azufre, donde está la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás" (Apocalipsis 20:7-10).
Y así Satán, después de miles de años de un esfuerzo vio lento pero infructuoso, para evitar su destino, recibe su mere cimiento justo. Es lanzado al lago de fuego y azufre, que ha sido preparado para él. Porque en verdad este lugar nunca había sido destinado para los seres humanos; fue preparado para el diablo y sus ángeles. Solamente irán allí los que deli beradamente escojan seguir a Satán.
"Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles" (Mateo 25:41).
Habiéndose dado cuenta para siempre de Satán, principia la edad de las edades. Es el tiempo del nuevo cielo y la nueva tierra. Es el tiempo que se ha vislumbrado desde la fundación del mundo, cuando todas las cosas que Dios ha preparado para Su pueblo serán reveladas. ¡La nueva Jerusalem que desciende de Dios del cielo! ¡Una ciudad que es cuadrada, con paredes de jaspe, puertas de perla, y calles de oro! Un lugar en donde no habrá más pecado, ni enfermedad, ni muerte. Y en esa ciudad no hay ni sol ni luna. Porque Dios y el Cordero son la luz de esa ciudad.
los demonios:

EL ORIGEN DE LOS DEMONIOS
De dónde han salido los demonios? Esta es una pregunta que frecuentemente se escucha, y se hace más fácilmente que se contesta. Mientras que es evidente que los demonios no deben ser incluidos entre los ángeles caídos que fueron lanzados fuera del cielo en el tiempo de la rebelión de Satanás, no obstante, pa rece probable que su caída está asociada en alguna forma con esta rebelión.
Los demonios son una clase de seres espirituales caídos de los que la Biblia toma nota frecuentemente. Se les llama en va rias formas, espíritus malignos, demonios o diablos. Aunque son seres espirituales, son claramente de una orden diferente que Satán o los ángeles caídos.
Con una posible excepción, tal como la de la entrada de Satanás en Judas, no tenemos un registro de ángeles caídos que habiten cuerpos humanos. Los ángeles caídos aparentemente tie nen un cuerpo espiritual de alguna clase y no tienen necesidad de incorporarse. Su esfera de actividad está en los cielos más bien que sobre la tierra —aunque es verdad que serán echa dos fuera de los cielos durante la gran tribulación (Apocalip sis 12:12).
Los demonios reconocieron la deidad de Cristo, clamando,

Qué tienes conmigo, Jesús Hijo del Dios Altísimo? Te con juro por Dios que no me atormentes" (Marcos 5:7). La versión de Mateo dice, "Qué tenemos contigo, Jesús, Hijo de Dios? has venido acá a molestarnos antes de tiempo?" (Mateo 8:29). En la versión de Lucas los demonios ruegan a Cristo que no los mandasen al "abismo" o "profundo", sino que les permitiera entrar
leer más...

LA PRESENTACION DEL BLOG ES:

SIGUEME

Busqueda

Cargando...

Sigueme en:

Google+ Followers

COMPARTIR EN:

DISFRUTA DE MAS IMAGENES EN:

SIGUE ESTE BLOG POR CORREO

PAGINA DE INICIO

Páginas vistas en total

Blogger news

ecoestadistica.com
Con la tecnología de Blogger.

FANTASIA

Loading...

Translate

Seguidores

About Me

Popular Posts

 
 

Diseñado por: Compartidísimo
Con imágenes de: Scrappingmar©

 
Ir Arriba