lunes, 23 de junio de 2014

LAS IJANAS



Las Ijanas... son criaturas revoltosas y glotonas... simpáticas y graciosas... que saquean las colmenas... y entran en los hogares cántabros a robar comida... 
Una vez que han saciado su glotonería se hartan de agua... bebiendo de bruces en los regatos... y allí se quedan hasta que vuelven a sentir necesidad de realizar alguna travesura...
Estas "chiquillas" van desnudas...  y todas ellas tienen un enorme pecho que voltean sobre el hombro derecho.
El cura de san Pantaleón... ante la indecencia y descaro que a su entender mostraban las Ijanas, decidió acabar con ellas,
 mandando prender fuego a las cuevas en donde vivían... pero... al poco tiempo ellas regresaron... dispuestas a quemar las casas de todo el vecindario...
Y a qué no sabéis por cual empezaron?...Sí, sí... por la del Señor Cura...




LAS ANJANAS



La anjana es el ser bondadoso por excelencia de Cantabria; protege a las gentes honradas, a los enamorados y a quienes se extravían en el bosque o en los caminos.
Son seres menudos, hermosos, delicados y bondadosos que hacen frente al descomunal, horrible, feroz y malvado Ojáncano. Si sólo existiera el Ojáncano, azote de Cantabria, el símbolo y compendio de todos los males que le afligen... la vida del montañés sería insufrible... Pero... afortunadamente existen las Anjanas...
La Anjana es una hermosísima ninfa de medio metro de estatura, ojos rasgados, pupilas negras o azules y brillantes como luceros, y mirada serena y amorosa.
Tiene unas largas trenzas de color azabache u oro adornadas con lacitos y cintas de seda multicolores... y se ciñe a la cabeza una hermosa corona de flores silvestres. Sus cabellos son largos y finos, adornados con flores y lazos de seda.
Normalmente viste una blanca túnica larga de lana fina con pintas relucientes como estrellas y una larga capa azul con pespuntes rojos y dorados... En invierno... la capa es negra... Llevan sandalias (aunque algunos dicen que van descalzas) y un báculo con extraordinarias propiedades mágicas con el que apacigua a las bestias del campo con solo tocarlas; con este báculo se dice que realiza sus magias y curaciones milagrosas.
Este báculo es una vara verde de mimbre o de espino con una estrella en la punta que brilla cada día de la semana con una luz distinta y una botellita con un brebaje milagroso para reanimar a los enfermos.
Su piel es blanquísima y siempre lleva una cruz encarnada... su voz es de ruiseñor y tiene unas alas prácticamente imperceptibles, casi transparentes, que la hacen parecer una mariposa...
El origen de las anjanas nadie lo conoce; aunque se rumorea que son mujeres santas que Dios manda al mundo para realizar buenas obras y tras cuatro siglos vuelven al cielo para ya no regresar. Sea como sea viven cuatro siglos y puede transformarse en lo que desee y hacerse invisible. También se dice que son espíritus de los árboles que tienen encargado cuidar de los bosques. Se suelen alimentar de miel, fresas, almíbar y otros frutos que les proporciona el bosque. Viven en grutas secretas de las que se dice que tienen el suelo de oro y plata y en las que acumulan riqueza para la gente necesitada.
Pasan el día andando por las sendas del bosque, sentándose a descansar en las orillas de las fuentes y los arroyos parecen cobrar vida a su paso. Allí, en las fuentes, conversan con las aguas, que entonces manan más alegres y cristalinas.



También ayudan a los viajeros perdidos, a los pastores, a los animales heridos y a los árboles que la tormenta, el viento o el ojáncano ha quebrado. Durante las noches, en algunas ocasiones, se pasean por los pueblos dejando regalos en las puertas de las casa de aquellos que se lo han merecido por sus buenas obras. También ayudan a los viajeros perdidos, a los pastores, a los animales heridos y a los árboles que la tormenta, el viento o el ojáncano ha quebrado.
El corazón de las anjanas es una rosa muy grande, con muchas gotas de miel en las hojas y un rocío que dicen que son las lágrimas de la madre Dana.
Antes del amanecer han aderezado su cabellera, con peines de coral y lazos de seda, después se hincan y rezan una jaculatoria por todas las desgracias de los hombres. La voz de la Anjana dicen que es lo mismo que la voz de los ángeles.
En el solsticio de primavera, a la media noche, se reúnen en las brañas y danzan hasta el amanecer asidas de la mano, esparcen rosas y quien logre encontrar una de estas rosas que tienen  pétalos encarnados, verdes, amarillos y azules, será feliz hasta la hora de su muerte. No hay suplica sin merced, ni virtud sin regalo, ni lástima sin remedio, ni amargura sin alivio cuando la invocación es sincera y se hace al amanecer en el punto y hora en que la Anjana deja asomar su báculo por entre las flores que rodean a la torca .



Anjana de la bendición
dame un pocu de consuelu
Del que diz bajas del cielo
Dame un pocu de alegría
En las horas de esti día
Dame un pocu de la miel
Y haz de la pena estiel
Anjana de la güena suerte
Las mis penas son de muerti
Dame tu la bendición
Y alíviame el corazón.




Pero... La Anjana también castiga a aquellos que la desobedecen...
Parece que su poder sobrenatural viene de una potencia superior... pues también ellas pueden ser castigadas cuando se enamoran de un mortal... para ellas enamorarse de un mortal es renegar su esencia...
Pero... todo esto es excepcional... y La Anjana es la bondad que arropa toda Cantabria.
Y para finalizar un buen remedio para quien se pierda en el bosque por culpa de la niebla. Pronunciar media docena de veces estas palabras  y veréis como encontráis el camino de regreso



"Anjana blanca, ten piedad de mi.
Guíame por la oscuridad y por la niebla.
Líbrame de los peligros y de los malos pensamientos".

 

Mitología Cantábrica: HADAS



El país de las Hadas es un mundo de misterioso encanto, de cautivadora belleza, de humor y malicia, de amor y tragedia.  Un mundo en el que hay que entrar de puntillas, pues no hay nada que más enoje a las hadas que unos seres humanos que se mueven curiosamente por sus  dominios.

"Cuentan, los que las han visto, que tiene un color resueltamente 

claro, que están plenas  de felicidad, de expresión abierta, y que van rodeadas de un áurea de color dorado. Tienen  un aire de burla en su actitud y su expresión, como quien se divierte de una broma gastada a los pobres mortales que la contemplan;  pero la mayoría de sus acciones, por muy caprichosas y misteriosas que sean, son benéficas." No tenemos una idea exacta de la duración media de la vida de un ser fantástico. 
Se ha sugerido que acaso fuesen inmortales. Los más autorizados documentos sobre la vida de las hadas apuestan por una existencia de varios cientos de años..."Las hadas residen, habitualmente, en los bosques frondosos, porque es allí donde se ven rodeadas de todas esas flores silvestres tan llamativas y coloridas que tanto les alegran y les atraen.

Pero no es este el único sitio donde las hadas pueden establecer su residencia, puesto que se dice que alrededor nuestra, en nuestros hogares, las hadas pueden estar, también, haciéndonos nuestras vidas más llevaderas, gracias a la energía positiva que nos facilitan, y que nosotros canalizamos y exteriorizamos a los demás.

 Además, las hadas, en cierta manera, se podría decir, que se encuentran en todos los ambientes y lo controlan todo, hasta los elementos, que van desde los más complejos hasta los más sencillos como son el aire, el fuego, el agua y la tierra.



LA MAZA DE AGUA
LA HECHICERA DEL EBRA

Animales Fántasticos y Donde encontrarlos: ACROMÁNTULA




Es originaria de Borneo, donde habita en la jungla impenetrable. Sus características distintivas incluyen un grueso pelo negro que cubre su cuerpo; unas patas cuya envergadura puede alcanzar hasta cuatro metros y medio; sus pinzas, que producen un chasquido peculiar cuando la acromántula está excitada o enfadada; y una secreción venenosa. Esta criatura es carnívora y prefiere las presas grandes. Teje su tela con forma de cúpula sobre la tierra. La hembra es más grande que el macho y puede depositar hasta cien huevos en una puesta. Suaves y blancos, son tan grandes como pelotas de playa. La incubación dura de seis a ocho semanas. Los huevos de la acromántula han sido designados Bienes No Comerciables de Clase A por el Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas, lo que significa que su importación o venta se castiga con severidad.
Se cree que estos animales fueron creados por “magos, posiblemente con la intención de que custodiaran moradas o tesoros, como ocurre a menudo con los monstruos criados mágicamente.[11] Aunque poseen una inteligencia casi equiparable a la de las personas, es imposible adiestrarlas, pues son muy peligrosas tanto para los magos como para los muggles.
Ciertas fuentes hablan de una colonia de acromántulas que se habría establecido en Escocia.
Esos rumores están sin confirmar.







[11] Las criaturas que poseen la habilidad del lenguaje rara vez la han adquirido por sus propios medios; el jarvey es una excepción. La Prohibición de la Reproducción Experimental no entró en vigor hasta este siglo, mucho después de que se informara del descubrimiento de la acromántula, que tuvo lugar en 1794. <

Fragmento de: J.K. Rowling. “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”. iBooks. 

AINUR

BESTIARIO DE TOLKIEN:  AINUR




Al principio estaba Eru, el Único, que en élfico se llamaba Ilúvatar, y que vivía en el Vacío. Como se relata en el «Ainulindalë», Ilúvatar engendró Pensamientos a los que infundió vida eterna mediante el poder de la Llama Imperecedera. Él mismo les puso por nombre ainur, los «sagrados». Éstos constituyeron la primera raza y habitaron los Palacios Intemporales que Ilúvatar había creado para ellos.

Los ainur eran espíritus poderosos y todos fueron dotados de una potente voz que les permitía cantar ante Ilúvatar para complacerlo. Cuando éste hubo oído cantar a cada uno de ellos, los llamó a su presencia y les propuso cantar juntos. Esto es lo que en los relatos se llama Música de los ainur, en la cual se elaboraban grandes temas mientras los espíritus individuales buscaban la supremacía o la armonía según su naturaleza. Algunos demostraron ser mejores que otros; unos eran fuertes en bondad, otros en maldad. Sin embargo, al final, aunque la batalla del sonido fue terrible, la Música resultó magnífica y hermosa. A partir de esta armonía y esta lucha, Ilúvatar creó una visión que adoptó forma de globo en el Vacío. Con una palabra y la Llama Imperecedera creó entonces Eá, «el mundo que es»; los elfos y los hombres lo llamaron después Arda, la Tierra. 



La Música se convirtió en el Destino de Arda y a él estaba vinculado el sino de todas las razas, excepto el de la tardía raza de los hombres, cuyo fin no conocía nadie más que Ilúvatar.
Así, después de la creación de Arda, algunos ainur bajaron a ese mundo recién creado, donde a partir de entonces se les conoció como Poderes de Arda. Posteriormente, los hombres los creyeron dioses. Aquéllos que eran buenos se guiaban por su conocimiento de la voluntad de Ilúvatar, mientras que los demás se esforzaban por alcanzar sus propios fines. Si bien en los Palacios Intemporales había seres hechos de espíritu puro, en Arda su poder estaba limitado por los confines del tiempo y del reducido espacio del mundo. Además, una vez allí adoptaron formas distintas, cada uno según su naturaleza y los elementos que eran de su agrado, y, si bien no estaban ligados a una forma visible, solían llevar tal aspecto como si fuera una prenda de vestir; en edades posteriores los elfos y los hombres los conocieron bajo esas formas.

En el «Valaquenta» se narra una parte de la larga historia de los ainur que habitaron Arda y configuraron el mundo. Se relata cómo se construyeron los reinos de Almaren, Utumno y Angband en la Tierra Media y cómo se creó el reino de Valinor en las Tierras Imperecederas de Aman. Se cuenta asimismo que los ainur produjeron la luz y el cómputo del tiempo y que luego estallaron entre ellos terribles guerras que estremecieron Arda. Aparecen también los nombres y formas de muchos de los individuos más poderosos de la raza.
En Arda, los elfos dividieron esta raza en los valar y los maiar. Los ainur que se cuentan entre los valar son: Manwë, Rey del Viento; Varda, Reina de las Estrellas; Ulmo, Señor de las Aguas; Nienna, la Plañidera; Aulë, el Herrero; Yavanna, Dadora de Frutos; Oromë, Dios del Bosque; Vána, la Siempre Joven; Mandos, el Guardián de los Muertos; Vairë, la Tejedora; Lórien, Maestro de los Sueños; Estë, la Curadora; Tulkas, el Luchador; Nessa, la Bailarina, y Melkor, luego llamado Morgoth, el Enemigo Oscuro.



Muchos de los ainur eran maiar, pero sólo unos pocos aparecen en las historias que han llegado hasta los hombres: Eönwë, el Heraldo de Manwë; Ilmarë, Doncella de Varda; Ossë, Señor de las Olas; Uinen, Señora de los Mares en calma; Melian, Reina de los sindar; Anar, el Sol; Isil, la Luna; Sauron, el Hechicero; Gothmog, Señor de los balrogs, y Olórin (Gandalf), Radagast y Curunír (Saruman), los Magos. En los relatos de la Tierra Media aparecen otros que quizá fueron también maiar: Thuringwethil, la Vampiro; Ungoliant, la Araña; Draugluin, el Licántropo; Baya de Oro, Hija del Río, e Iarwain Ben-adar (Tom Bombadil).
Como se ha dicho, sólo algunos ainur bajaron a Arda. La mayor parte ha vivido siempre en los Palacios Intemporales, pero se ha profetizado que cuando se produzca el fin del mundo los valar y los maiar se reunirán con los suyos, y entre los que regresen estarán también los eruhíni, hijos de Iúvatar, que nacieron en Arda. Y nuevamente sonará la Gran Música, con más fuerza que la primera vez, y será una Música perfecta, llena de sabiduría, tristeza e incomparable hermosura.

AGUILAS

BESTIARIO DE TOLKIEN: AGUILAS





Las más nobles criaturas aladas de Arda eran las águilas, que fueron creadas por dos poderosos valar: Manwë, Señor del Aire, y Yavanna, Reina de la Tierra. Las águilas se contaban entre las razas más antiguas y sabias, pues fueron creadas antes de que se volvieran a encender las estrellas y despertaran los elfos. En las edades que siguieron, estas aves fueron siempre mensajeras y sirvientes de Manwë. Descansaban en Taniquetil, la Gran Montaña, asiéndose a los altos riscos con sus garras ganchudas, y volaban por encima de todo el mundo actuando como los ojos de Manwë. Cuando era preciso, caían sobre sus enemigos como centellas.
Durante la Primera Edad del Sol, vivía en Beleriand una fornida especie de esta raza. Se llamaban águilas de las Montañas Circundantes y habitaban en elevados nidos construidos en las cumbres de Crissaegrim.
Estas águilas eran famosas por sus hazañas en la guerra de las Joyas. Su jefe era Thorondor, la más grande y majestuosa de estas aves. Las alas de Thorondor medían treinta brazas de envergadura y era más veloz que el más intenso viento tempestuoso. Thorondor era fuerte e intrépida y luchaba constantemente contra las criaturas malignas de la Tierra.
Fue Thorondor quien rescató a Maedhros, el señor noldor, de un pico de Thangorodrim. Asimismo transportó el cuerpo maltrecho del rey Fingolfin desde Angband y hendió el rostro de Morgoth con sus largas uñas.
En la búsqueda del Silmaril, Thorondor rescató de Angband tanto a Beren como a Lúthien. Y, si bien Gondolin cayó finalmente víctima de la traición, las águilas custodiaron con gran celo aquel recóndito reino noldor durante muchos siglos.
Thorondor y su pueblo se hicieron merecedores de la mayor gloria en la guerra de la Cólera. En el «Quenta Silmarillion» se narra cómo vencieron las águilas en la Gran Batalla, librada contra el más terrible de los enemigos: los dragones de fuego alados.
En la Tercera Edad del Sol, Gwaihir, el Señor del Viento, gobernaba a las águilas de la Tierra Media.
Aun cuando no era ni la mitad de grande que la menor de las águilas de la Primera Edad, era la mayor criatura alada de la Tercera Edad.
Los fieles súbditos de Gwaihir, las águilas de las Montañas Nubladas, eran fieros y muy temidos por los Poderes Oscuros.
El largo relato de la búsqueda y la guerra del Anillo narra cómo Gwaihir, junto con su hermano Landroval y un tal Meneldor el Veloz, solían avanzar combatiendo con las huestes aladas. Las águilas de las Montañas Nubladas realizaron grandes hazañas. Entre sus logros se puede contar su colaboración en la muerte del dragón de Erebor y, posteriormente, en la derrota de los orcos en la batalla de los Cinco Ejércitos. También rescataron al mago Gandalf y a los hobbits Portadores del Anillo, y participaron en la última batalla de la guerra del Anillo ante la Puerta Negra de Mordor.


ENANUCOS

MITOLOGIA CANTABRICA: ENANUCOS


Dentro de la variada gama de seres extraordinarios que pueblan los valles y montes de Cantabria... nos encontramos ahora con los "enanucos".
Los "enanucos", son parecidos a los duendes, sobre todo por su estatura, pues no pasan del tamaño de una mazorca, y, según algunos testimonios... son más bien feos e incluso contrahechos...
Contrariamente a los duendes... conocen la vida familiar ya que hay "enanucas" con las que se casan...
Viven muchísimos años, pero no son inmortales, aunque algunos autores afirman que sí lo son aquellos que consiguen unirse sexualmente con un humano...


Normalmente viven bajo tierra, donde se ocupan de la elaboración de metales... y de la custodia de ricos tesoros que han ido acumulando durante siglos... Muy a menudo, salen a la superficie... sobre todo los más jóvenes... para ayudar a la gente... pues poseen ciertos poderes y son muy valientes...

A veces, se dejan ver por los mortales... aconsejándoles sobre esto o aquello... pero... si no se obedecen sus indicaciones, se vuelven malos y vengativos... como cierto "enanuco" de Iguña... reyezuelo del entorno... que envenenaba las fuentes al atardecer...