domingo, 30 de junio de 2013

CLAVICULAS DE SALOMON PARTE VI

| | 0 comentarios



y procederás a engastar algo de la hierba denominada selenotropia (hierba lunar) y siempreviva, piel de gato y de topo, pluma de búho y de abubilla y por encima de todo un zafiro. Incensarás con incienso de azufre, volviéndote hacia mediodía e invocando a los ángeles Uriel, Ariel, Torquam, Gualbaret, Egin, Los Pigmeos, Zaphkiel, Gabriel, Araton o Aratron, Phul y Cassiel. Lo llevarás en tiempo de otoño, tomándolo en día de la Luna o de Saturno, a las mismas horas. Las demás ceremonias las efectuarás al igual que en el primer anillo, pero debes ser muy exacto en todas estas ceremonias que te indico, ya que todo depende de las influencias celestes, y a través de ellas es por lo que dichos anillos reciben la virtud de operar mara­villas tan grandes.
Luego, voy a facilitarte un gran número de pantáculos, pero tienes que ser cuidadoso en la operación de grabarlos de la misma forma que te enseñaré y, en el caso de operar encima de pieles animales, hay que usar los colores parecidos a los indicados, a fin de que puedan éstos tener sus efectos. Como sea que esta ciencia toda ella es misteriosa, basta con creer que ella debe operar y no mantener razonamientos a propósito de la misma.


Este pantáculo es el retrato del Eterno significando la justicia y la cólera divinas. Posee gran virtud, ya que todos los espíritus doblan ante él las rodillas. No solo obliga a los espíritus sino que sirve todavía para dominar a todas las criaturas terrestres, ya que se ha dicho que el Cielo, la tierra, los ángeles y los demonios doblaran la rodilla ante él. Así, pues, debe hacerse sobre una piel de león, en día y hora del Sol, alrededor de los ocho primeros días del mes de agosto, con pluma de cisne y color dorado o amarillo. También puede hacerse sobre una placa de oro muy puro, en los mismos días, meses y horas citadas.



Este pantáculo pertenece al Sol y, por consiguiente, a sus ángeles. Debe hacerse sobre una piel de león, en el mes de agosto, en día y hora del Sol. También se puede hacer sobre una placa de oro muy puro. Posee gran virtud para adquirir la amistad de un príncipe y gran señor y, por medio de él, un hombre de la Corte podrá llegar a alcanzar los más altos cargos.




Este pantáculo pertenece a los espíritus solares y debe hacerse sobre una piel de cordero que se haya sacrificado durante el mes de marzo. Escrito con color amarillo y con pluma de cisne cortada con el cuchillo del arte. Posee singular virtud para quien lo lleve sobre si mismo con respeto; a través de este pantáculo podrá llegar a coronar con éxito todo cuanto emprenda relacionado con los grandes príncipes, y, si se le lleva encima del corazón, suspendido por un cordón hecho de piel de león, nunca nadie se sentirá afligido por desánimo ninguno y, además, será uno siempre bien querido del príncipe y de la Corte entera.


Este tiene igual virtud que el precedente y debe ser hecho de la misma forma y, además, tiene la virtud de ayudar en la búsqueda de minas y tesoros, y si tiras un pedacito del mismo sobre una persona o sobre un animal, éstos te seguirán por doquier, a condición de haber sido previamente incensado en marzo y otra vez en agosto, en día y hora del Sol.
    

Este pantáculo pertenece a los hospicios de Venus y se hace sobre pergamino de piel de toro sacrificado hacia los ocho primeros días del mes de mayo. Se escribe con sangre de paloma y pluma del mismo bicho, en día y hora de Venus. Luego esperarás a que el Sol esté en el signo de la Balanza (Libra) que es en el mes de junio y lo incensarás con el incienso planetario. Tiene la virtud de hacerse querer por todo el mundo y de destruir el odio que un enemigo pudiera concebir contra ti.


Este pantáculo pertenece a Venus y, mediante el mismo, los espíritus rebeldes de Venus llegarán a ser muy dóciles y obedecerán en el primer aspecto de este pantáculo, y, si se lo hace beber a un enemigo o se bebe un liquido en el cual se habrá mojado un pedazo de este pantáculo durante treinta y dos días a partir del veintiséis de abril este enemigo convertirase en tu mayor e intimo amigo. Debe ser hecho sobre una piel de macho cabrio sacrificado en el mes de junio, en día y hora de Venus, con pluma de oca blanca e incensado con el incienso correspondiente. También puede componerse sobre cobre rojo, efectuando la misma ceremonia anterior.

Este pantáculo pertenece a los espíritus mercurianos. Es muy necesario para los que tienen la cabeza floja, puesto que acrece y desarrolla la facultad de la memoria. Se confecciona el veinticuatro de mayo, sobre una piel de macho cabrio, con colores semejantes. Debe ser incensado con azufre, en un hueco próximo a una fuente, donde se le entierra durante veintinueve días, y cuando la Luna quiere renovarse, se le desentierra tomando el bastón del arte y una pequeña escudilla en la cual se pone agua de la citada fuente, se le echa un pedazo de pantáculo, luego se menea el agua, la cual se cambia en nube y cae en forma de lluvia. Al instante, lo retiras y lo suspendes de tu cabello en el mes de marzo, en día y hora de Mercurio.




Este pantáculo posee gran virtud para quienes usan jarreteras, ya que con éste no podrá temer a los espíritus malignos que pudieran desviarle de su camino, dado que aquéllos no se atreverían a mirar o contemplar este carácter. También puede servir para quienes trabajan en el agua, y así poder sacar de la misma grandes cantidades de pescado. Hay que hacerlo de la misma manera que el precedente y con las mismas ceremonias.


Este pantáculo está bajo la influencia de los espíritus de Saturno, y su poder reside en volverlos dóciles y familiares en las invocaciones. Se hace sobre una piel de topo y se escribe con pluma de abubilla durante el mes de junio, en el día y la hora de Saturno, volviéndose hacia el lado del mediodía. Invocando a los ángeles dominadores de Saturno, se le inciensa con azufre. Mientras no se le necesite, debe estar enterrado debajo de una siempreviva.


Este pantáculo está dirigido por Saturno y su particular influencia es la de dar la fuerza para obligar a los gnomos (espíritus terrestres) en el caso de que manifiesten resistencia a obedecer. También es muy bueno para aumentar y acrecentar los bienes de la fortuna, y si se le entierra en un campo de bata­lla, inmediatamente el enemigo se marchará. Se confecciona hacia el veintitrés de junio, sobre un pergamino de piel de asno, en día y hora de Saturno y escrito con pluma de oca.


Este pantáculo posee singular virtud para aquéllos que engordan ganado y trafican con el mismo, ya que si se le entierra en los lugares donde se encierra al ganado, éste llegará a estar muy gordo en poco tiempo, y las ovejas se multiplicarán mucho más. Se confecciona en el mes de diciembre, en día y hora de Saturno, durante el plenilunio y con tiempo sereno, sobre una piel de león, escrita con pluma de ave cortada con el cuchillo del arte. Debe uno llevarlo sobre si durante los meses de junio, diciembre y enero, o bien se le enterrará en un establo durante uno de los susodichos meses en el día y hora de Saturno, en luna nueva y regándolo todos los días con leche de yegua y un poco de semen de cerdo, e incensándolo con almizcle fino.


Este pantáculo tiene la admirable virtud de hacer que un caballo viva mucho tiempo. Ya que, si un caballero lo lleva en el bolsillo del lado derecho, su caballo no será herido en absoluto y se mantendrá siempre sano. Hay que confeccionarlo sobre plomo muy puro, hacia el veinte de junio, en día y hora de Saturno y durante el plenilunio. Hay que grabarlo con el buril del arte, dando la cara hacia el lado de mediodía, para invocar a los ángeles y espíritus de Saturno.



Este pantáculo, cuyas influencias pertenecen a Júpiter, es bueno para llegar a ser amigo de los espíritus de Júpiter y para someterlos a obediencia si se mostraran rebeldes a las invocaciones. Se hace sobre estaño muy puro, o bien sobre pergamino de ciervo que habrá sido muerto en el mes de noviembre. Se escribe con el color correspondiente al mismo mes de noviembre o al de febrero, en día y hora de Júpiter, con pluma de águila.


Este entresaca su virtud de los espíritus de Júpiter, y es muy útil a quienes quieren generalmente ser bienvistos del pueblo. Se hace sobre una piel de caballo, en febrero y en día y hora de Júpiter. Se escribe con una pluma cisne purificada, hecho lo cual te lo colgarás en el cuello hacia el veinte de noviembre, próximo el plenilunio, en tiempo sereno, y, dando la cara a oriente, invocarás a los espíritus ígneos que están bajo el imperio de Júpiter.


Este pantáculo hace referencia a una legión de los espíritus jupiterianos subordinados a los príncipes Hismael y Jophiel. Mediante ellos, podrás fácilmen­te llegar a las ciencias, aunque no tuvieras talento alguno para ello. Debe confeccionarse sobre estaño o sobre pergamino de piel de cierva muerta en el mes de noviembre, y escrito con pluma de cisne e incensán­dolo con el incienso correspondiente, al igual que con los demás.

Este pantáculo es especialmente útil en todas las operaciones que se hacen en jueves, puesto que, mediante el mismo, no hay nada que fracase. Se confecciona sobre pergamino de ciervo, en día y hora de Júpiter, en el mes de febrero, con pluma de cisne e incensado con incienso adecuado, después de lo cual lo envolverás con una tela azul y lo llevarás durante los meses de noviembre y febrero, y, volviéndote hacia el lado de oriente, invocarás a los silfos, los cuales están sometidos al mismo.



Este pantáculo está bajo el dominio de Marte, el cual le confiere su influencia al servir para dominar a los espíritus aéreos en el caso de mostrarse éstos rebeldes para las operaciones y que dificultasen su propia aparición. Debe ser hecho, con el buril, sobre acero muy puro, en el mes de marzo, cuando la luna esta casi en el último cuanto, y en tiempo sereno; incensado juego con incienso correspondiente. Hasta que lo necesites, lo envolverás con tela encarnada, a la vista de la cual los espíritus se mostrarán obedientes, cosa que te hará conocer la fuerza del Arte.


Este pantáculo es muy necesario para los que van a la guerra. Tiene la virtud de dar valor y, al mismo tiempo, fuerza para combatir. Quien lo lleve será completamente indemne a cualquier tipo de arma. Se confecciona sobre piel de lobo que haya sido muerto hacia el veintidós de octubre. Hay que escribir sobre dicha piel empleando sangre de buitre, sirviéndose de una de sus plumas, purificada e incensada con el perfume conveniente, hecho lo cual te lo colgarás al cuello mediante un cordón hecho de pelo de lobo, de forma tal que esté en el lugar del corazón. Volviéndote hacia occidente, invocarás a los ángeles marciales.

Este pantáculo recibe tal influencia de Marte cuando está hecho a propósito, que, siendo puesto bajo tierra en una fortaleza, ésta llega a ser inexpugnable. Se hace sobre acero, durante el mes de octubre, en día y hora de Marte, grabado con el buril del arte, y, al hacerlo, débese estar vuelto hacia occidente. Acto seguido, envolverlo en una tela encarnada y conservarlo hasta que se necesite.



Este pantáculo obliga a los silfos, espíritus habitantes del fuego, a convertirse y volverse dóciles. De­be ser llevado con reverencia y estar hecho y escrito, con pluma de urraca y sangre de cordero, sobre piel de cerda que haya sido muerta en marzo, en día y hora del planeta. Incensado como es menester.


Este pantáculo, influenciado por Júpiter habitando en la Casa del Cordero (Aries), que aparece junto a la misma, procura la benevolencia de quienes se desea; ahuyenta las penas y cura todas las fluxiones y vértigos del cerebro. Se confecciona haciendo fundir, el veintiuno de marzo en día y hora del planeta, hierro, plata, oro y cobre. Es preciso que sea en novilunio, y habiéndolo grabado según el arte, hay que envolverlo en tafetán azul y colgarlo por detrás del cuello.


Este pantáculo recibe su virtud de los espíritus de Júpiter y de Escorpión, circunstancia que le procura la fuerza para disipar los terrores y pánicos, al tiempo que cura los encantamientos mágicos que causan quienes clavan alfileres en muñecos o ejercen cual­quier actividad maléfica. Debe ser hecho sobre cobre muy puro y grabado hacia el veinte de junio, en día y hora de Júpiter y en novilunio. Envolverlo en tela azul e incensario dando la cara a oriente. Hay que aplicárselo en las partes genitales.
  

Este pantáculo, benignamente influido por el Sol en Leo, debe ser hecho de oro muy puro, y grabado hacia el veintidós de julio, cuando la Luna está en el signo de Piscis, después de lo cual se guardará envuelto en tafetán amarillo. Se usará, previo su incensamiento, colgado del cuello con un cordón hecho con lana de león, y obrando de forma que descanse encima del corazón. Es un secreto particular para ganar un proceso, para solicitar y obtener todo cuanto se quiera de los Reyes y de los grandes señores.



Los espíritus dominadores de Venus y de Tauro influyen sobre este pantáculo y le confieren la virtud de volver el calor natural a quienquiera que lo hubiese perdido y que fuese impotente. Se compone haciendo fundir juntos cobre, hierro, estaño y oro hacia el veinte de abril. Cuando el novilunio, en día y hora de Venus, débese aplicar en el muslo derecho en el hombre y en el izquierdo en la mujer, volviéndose de cara a oriente.


Los ángeles de Venus y el signo de Libra que dominan en esta figura y pantáculo le infunden la virtud de resistir a los venenos y demás encantamientos. Se hace fundir conjuntamente cobre, oro plata y estaño hacia el veinte de junio y se graba en novilunio; se llevan a cabo las ceremonias requeridas y, envuelto en tela verde, se le cuelga sobre el corazón, mediante un hilo o cordón de oro, volviéndose hacia el lado de oriente.


Los genios de Mercurio y los del signo de Virgo, debido a sus benignas influencias para con este pantáculo, conllevan la virtud de producir con facilidad la visión de los genios mercurianos y la de volver a uno afortunado en los negocios y en el juego. Se hace sobre mercurio congelado hacia el veintiuno de agosto, en día y hora de Mercurio, al renovar de la Luna y en tiempo sereno.



Este Pantáculo se hace bajo los hospicios de Sagitario, una de las Casas de Marte, que obliga a los espíritus de Sagitario a obedecer y a volverse dóciles a las órdenes y exorcismos que se les hace. Hay que hacer fundir estaño hacia el veintitrés de noviembre, en día y hora de Marte y la Luna en cuarto creciente. Luego de haberlo incensado, envolverlo en tafetán encarnado y conservarse hasta la operación.

La virtud de este pantáculo es la de curar la apoplejía y preservase de la misma. Debe ser confeccionado sobre una lámina o placa de estaño, durante el mes de febrero, en día y hora de Marte y en novilunio. Una vez incensado con el incienso correspondiente, hay que colgárselo del cuello de forma que llegue a tocar el ombligo. Es beneficioso, además, para todos los nacidos en febrero, para acceder a las ciencias.


Los Ángeles y los Espíritus de Saturno conceden a este pantáculo la virtud de tener éxito en los edificios que uno construya. Se hace sobre plomo, se le graba en el mes de noviembre, en día y hora de Saturno y durante el novilunio. Se le envuelve en tela negra y se le llevará sobre sí mismo. No olvidar las ceremonias similares a las precedentes.
 Si se hace este pantáculo sobre plomo, en el mes de enero, en día y hora de Saturno, después de haberlo incensado con incienso adecuado y envuelto en un trapo negro, tendrá aquél virtud eficaz de volver gracioso y amable a quien lo llevare. Asimismo actuará también contra los venenos, a condición de que se lleve en el lugar del corazón.

Muriel, espíritu bienhechor, confiere a este talis­mán la virtud de proteger de todo peligro a los viajeros, y volverlos sanos y salvos a sus casas. Es eficaz, principalmente, en los peligros del agua, puesto que, por grande que fuera el viaje a efectuar, puede uno con toda seguridad llevarlo a cabo, ya que regresará con éxito. Debe ser confeccionado sobre placa de plata, en el mes de junio, estando la Luna en el preciso momento de renovar, en día y hora de la Luna, y habiendo sido incensado y envuelto según el arte, hasta que se necesite.

Phul, Angel y Espíritu bajo el dominio de la Luna, influye tan fuertemente sobre este pantáculo que, quien lo llevare, en modo alguno estará en peligro de ser asaltado por los ladrones. Se hace con un pedazo de piel de gato negro muerto en el mes de junio. Debe ser escrito con pluma de búho y perfumado con in­cienso adecuado al planeta del día, que será el lunes.
Los ángeles arriba nombrados en este pantáculo son muy poderosos para quienes viajan por tierra y se sirven de jarretera. Debe ser hecho y escrito sobre piel de gato negro muerto al igual que el precedente, en el mes de junio, en hora y día de la Luna, incensa­do y envuelto según el arte, y para ser utilizado cuando se necesite.

Este pantáculo está concebido de cara a la univer­sidad de los espíritus lunares. Se confecciona en el mes de junio, en día y hora de la Luna, estando el tiempo claro y sereno. Se actúa sobre piel de búho, muerto en el mes, día y hora más arriba mencionados. Si se mete este pantáculo en una taza llena de agua clara, y se remueve ésta con el bastón del arte, inmediatamente el tiempo se agitará y producirá lluvia, granizo y demás tormentas.



Este pantáculo es el opuesto del precedente, puesto que, siendo hecho en el mismo día y hora que el otro, sobre piel de perro y puesto igualmente en una taza en la cual no haya absolutamente nada de agua, meneando y haciendo girar el bastón del arte en dicha taza, inmediatamente el mal tiempo y la tormenta cesaran.

Advertencia

Hijo mío, es ya tiempo de que te diga que, cuando hagas todos esos pantáculos y otros con diferentes caracteres, no olvides jamás el incensamiento, ni em­plees otros utensilios que los del arte, y que no traba­jes más que en las horas y días del planeta dominante. En todas las cosas, tendrás que estar atento a la ope­ración y no olvidar nada de lo que pueda contribuir al éxito de lo que los pantáculos y operaciones prome­ten. Por lo demás, querido mío, te ordeno que no entierres esta ciencia, sino que hagas partícipe de ella a todos tus amigos, con la salvedad, empero, de no abusar de la misma ni profanar las cosas divinas; ya que, bien lejos de volverse amigo de los espíritus, eso sería el medio para llegar a la total destrucción de cada uno; pero tampoco hay que prodigar esta ciencia entre los ignorantes, ya que esto sería algo tan reprobable como echar perlas preciosas en el gaznate de un cerdo. Es preciso, por el contrario, que, de un sabio e iluminado pase a otro, para que de esta forma el Tesoro de los Tesoros no se eche al olvido.


leer más...

CLAVICULAS DE SALOMON PARTE V

| | 0 comentarios



Secreto para hacerse amar

El potro, al nacer, lleva un pedacito de carne sobre la frente, que se denomina hipomanes; hay que cogerlo, hacerlo secar y reducirlo a polvo muy fino. Luego cogerás una manzana roja, practicarás en la misma una extracción al igual que se hace para una cata, del ancho de una pequeña moneda y, una vez sacadas las pepitas del fruto, rellenarás el hueco producido con aquel polvo y lo taparás; luego, mondarás alrededor de todo el fruto una banda del ancho de un través de dedo y, en un viernes próximo al quince de abril, a las seis de la mañana, que es hora de Venus, escribirás el nombre de la persona interesada y el carácter siguiente


con sangre sacada del dedo anular de tu mano izquierda, y repondrás la mondadura en su sitio, presionándola un poco para que la sangre no aparezca y para que la persona a quien va destinada la manzana no tenga la más mínima sospecha de la operación realizada. Darás una cuarta parte del fruto al interesado, sea éste macho o hembra, o bien dejarás secar dicha manzana y la reducirás a polvo para hacérsela beber o echarla encima de sus vesti­dos. Sobre todo procura muy bien que el interesado no se dé cuenta de nada, puesto que entonces la operación carecería de todo efecto.


Otro para el mismo objeto

Un viernes, antes de la salida del Sol, hacia el quin­ce de agosto, hay que entrar en un huerto y coger de allí una bonita manzana, que cortarás en cuatro partes, de manera que, sin embargo, no se separen las partes. En su interior meterás una notita o papeleta en la cual habrás escrito, con tu propia sangre, tu nombre al revés; otra notita donde habrás escrito el nombre de la persona que amas, y otra donde serán escritos los caracteres y palabras que siguen 
SHEVA

 y habiendo unido estas tres papeletas juntas con tres de tus cabellos, a saber uno del lado de cada oreja y el tercero del lado de atrás, volverás a cerrar la manzana y la envolverás con un pedazo de piel de cordero recién sacrificado, sobre la cual habrás escrito, con sangre del propio cordero, estas palabras y caracteres


A M RE

Liarás dicha piel alrededor de la manzana y harás secar el todo en un horno de pan después de la salida de éste, hasta que se pueda reducir a polvo. Echarás este polvo al paso de la persona, o bien echa­rás parte del mismo encima de ella. Entonces verás cosas maravillosas, pero cuida bien de ser exacto en los caracteres.
Otro para el mismo objeto
Hacia el doce de septiembre, en día y hora de Venus, harás o mandarás hacer una medalla de cobre rojo, sobre la cual grabarás o mandarás grabar, de un lado estos caracteres

y del otro, estas palabras IEOVÀ. AE NONNA ; hecho esto, la guardarás hasta que la necesites, que será cuando te la colgarás alrededor del cuello mediante un cordón que hay:
usado la persona que deseas, y, todas las mañanas durante el mes de octubre entero, antes de la salida del Sol, irás hasta su puerta y recitarás las siguientes palabras: Amapoyll ae. que tendrás que repetir doce veces el primer día del mes siguiente, el interesado no podrá evitar el venir a pedirte tu corazón y lo que desees de él. En ese aspecto, harás todo cuanto te plazca.



Otro sobre el mismo objeto

Solamente hay que llevar sobre sí mismo el cora­zón de una golondrina que habrá sido muerta un viernes al salir el Sol y hacia el quince o veinte de abril; pero será preciso que el hombre lleve el de la hembra y la muchacha el del macho.

Otro para que nadie no pueda decir más que bien de vosotros, y para que jamás pueda hablar mal

Hay que recoger la planta maravilla o caléndula en el mes de septiembre, cuando el Sol están en el signo de Virgo, que es durante los quince primeros días de este mes, y envolver con la misma una hoja de laurel que habréis tomado en viernes al salir el Sol y dentro del mismo mes, con un diente de lobo, y llevar
el todo sobre sí, envuelto en tafetán verde.

Para no ser herido en modo alguno

Sobre un pedazo de piel de lobo, muerto durante los veinte últimos días del mes de agosto en lunes y a medianoche, cuyo lado desprovisto de pelo sea adornado con la sangre del propio animal, se escribi­rán, con una pluma de cuervo viejo, los caracteres

Ablan


y, habiéndola suspendido de su cuello la misma hora de medianoche, podrás ir y venir con toda seguridad y no temer ni arma de fuego ni espada alguna.

Para volverse invisible

Hay que componer una figurilla de cera amarilla parecida a un hombre. Con destreza, levantarás el cráneo de dicha figura, y, en el mes de enero, en día y hora de Saturno, sobre la cabeza escribirás y grabarás con una aguja estos caracteres




 después de lo cuál volverás a meter con toda limpieza el cráneo en su sitio.



Luego, sobre una piel de rana silvestre, muer­ta en el tiempo de la canícula, escribirás estas pa­labras helo hel helo y los caracteres siguientes




con sangre del propio animal, en el mismo día y hora en que éste habrá sido muerto. Con la citada piel confeccionarás una cintura alrededor del cuerpo de la figurilla, y, habiéndola colgado, a medianoche, de la bóveda de una caverna oscura, mediante uno de tus cabellos, la incensarás con el incienso correspondiente y recitarás la siguiente oración: Metraton, Melach, Berol, Not, Venibbel, Mach, et vos omnes conjuro te figura cerca per deum vivum, ut per virtutem horum caracte­rum et verborum me invisibilem reddas, ubique te portavero mecum. Amén. La incensarás de nuevo y la enterrarás en el mismo lugar, dentro de una cajita de madera de abeto, y todas cuantas veces querrás entrar en cualquier sitio y pasar por donde quieras sin ser visto, recitarás estas palabras, llevando, al mismo tiempo la figurilla en el bolsillo izquierdo, diciendo: veni ad me et nunquam me derelinquas ubimque ¡vero, después de lo cual tendrás la precaución de devolverla al lugar precedente y cubrirla con tierra hasta que tengas necesidad de ella.

Para hechizar a. un cazador

Hay que tomar una rama de saúco tierna, de la cual sacarás la médula por sus dos extremos, y, en cada uno de ellos, meterás un pedacito de pergamino de piel de liebre sobre el cual, y con sangre de gallina negra, habrás escrito los siguientes caracteres:


Abimeg aua


. Habiendo confeccionado dos de estas notas, las meterás en los huecos practicados en los extremos de la rama y los taparás con un poco de la misma médula sacada, para que luego, cuando el Sol entre en signo de Acuario, que es durante los quince últimos días de enero hasta los quince primeros de febrero, en viernes, incensarás dicha rama con incienso de Venus tres veces consecutivas y la lanzarás tres veces al aire. Habiéndola recogido, la echarás en el lugar por donde sabes que tiene que pasar el cazador. Tan pronto como éste la habrá sobrepasado, no será nece­sario que espere obtener caza alguna durante todo el día, e incluso será hechizado otra vez que emprenda de nuevo la caza. Si deseas hechizarlo de nuevo, echarás dicha rama, al igual que antes, en su camino. Este mismo bastón o rama puede servir para varias personas, a condición de que lo guardes en la tierra, debajo de un saúco, cubriéndolo con ésa hasta que quieras servirte del mismo otra vez, en que lo tomarás de nuevo y harás lo más arriba expuesto.

Manera de interrogar a las inte­ligencias para obtener respuesta a algo que podríais tener ganas de saber

Hay que confeccionar un tapiz de tejido de lana blanca y nueva, y cuando la luna estará en el signo de Capricornio, la misma noche que estará en su plenilunio, a la hora del Sol, extenderéis dicho tapiz en ángulo, es decir, una punta orientada hacia levante y, por consiguiente, la opuesta hacia occidente. Todo lo cual debe llevarse a cabo en un campo algo alejado de toda señal de habitabilidad y que no muestre signos de inmundicia. Haréis un círculo todo en derredor del tapiz y permaneceréis dentro del mismo, en el lado de la punta de oriente, y, blandiendo en el aire el bastón propio para todas las operaciones, invocaréis a Michael; en la punta del norte, a Raphael; en la de occidente, a Gabriel; y en la de mediodía, a Nuriel.
Despúes, volveréis a la punta de oriente donde lla­maréis devotamente a Agla y cogeréis esta punta con la mano izquierda y, volviéndoos hacia el norte, haréis lo mismo, y así sucesivamente con las demás partes. Cuando tendréis las cuatro puntas en la mano, las levantaréis cuidando de que en modo alguno toquen la tierra. Manteniéndolas de esta guisa y volviéndoos de nuevo hacia oriente, recitaréis esta oración: , Agla, Agla, Agla, Agla dios todopodero­so, que eres la vida del mundo y que dominas sobre las cuatro partes de este gran cuerpo, por la fuerza y virtud de las cuatro letras de tu Santo nombre Tetragramaton, yod, he, vau, he, bendice esta cubierta que sostengo en tu nombre, como tú has bendecido el manto de Elías, en la mano de Eliseo, a fin de que, estando a cubierto bajo tus alas, nada pueda perjudicarme, como así reza in alá suá obumbrabit tibi et subpennis ejus sperabis; sen­tum et chipens est ventas ejus.
Luego lo plegaréis recitando las palabras: Reca­bustira, cabustira, bustira, tira, ra, a.
Lo guardaréis con limpieza y así podrá serviros para todas las operaciones.
Para interrogar, hace falta precisamente aguardar la noche en que la luna debe renovarse o en el plenilu­nio, y, desde la medianoche siguiente hasta la punta del alba, os trasladaréis al lugar indicado. De ante­mano, el mismo día habréis escrito, sobre cartón virgen y desgastado, con pluma de palomo, el carácter y nombre


Raziel.


Llevaréis también vuestra curnerta o manto con el cual os cubriréis cabeza y cuerpo, y llenareis el infiernillo con fuego nuevo, el cual colocaréis en el lu­gar, echando primeramente en el mismo un poco de incienso. Acto seguido os echaréis en el suelo, boca abajo, manteniendo el fuego bajo el manto con el que estaréis cubierto, y con el bastón de pie, a fin de apo­yaros en él la barbilla. Con la mano diestra sosten­dréis el cartón sobre vuestra frente y recitaréis las palabras Ugale, hamicata, vinsaicrata, ye dah mà baxa. Suxa un hora hime sere: Oh, dios inmenso, envía la inspiración de la luz a vuestro servidor, corno lo has hecho con David, hazme desvelar el secreto que te pido, si tal o cual cosa existe, haz que todo se me esclarezca por medio de tus santos servidores Raziel, Tsaphiel, Mamoniel, Ecce veritatem yo­luisti in renibus et in abstruso sapientiam scire facies me Recabustira, Cabustira, bustira, tira, ta, à, Karkahita, kahita, hita, ta, à.


Manera de darle vueltas al tamiz, a fin de descubrir quien habrá cometido un robo o cual­quier otro crimen.

Hay que coger un tamiz el cual suspenderás con un cabo de cuerda de ahorcado, el cual dará toda la vuelta alrededor del tamiz y, dentro del círculo del mismo, escribirás con la sangre del mismo ahorcado estos caracteres 



  
en las cuatro partes del círculo. Luego cogerás una vasija de estaño bien limpia la cual llenarás con agua de fuente muy clara, después de lo cual pronunciarás estas palabras: Dies mies jeschet bene deafet dovvima énétémans. Después sacudirás y harás girar el tamiz con la mano izquierda y, al mismo tiempo, con la derecha, removerás el agua de la vasija con una ramita de laurel tierna, y, cuando el agua estará en reposo y el tamiz o cedazo no girará ya más, mirarás fijamente en el agua y verás el rostro del que ha cometido el robo, y, para que puedas mejor reconocerlo, lo marcarás en cualquier parte de su cuerpo con la espada del arte. De esta forma, todo cuanto le cortes encontrárase efectiva y realmente cortado en él.

Otra manera de darle vueltas al
tamiz

Hay que coger un tamiz y clavar en medio de su círculo y hacia afuera las puntas de unas tijeras completamente abiertas y, habiendo metido los oja­les o anillos de dichas tijeras en el dedo medio de dos personas, una de ellas recitará la oración siguiente:

Dies mies jeschet bene deáfet dovvima énétémans. Deus qui beatam suzanam de falso crimine libe­rasti; Deus qui beatam teclarn de spectaculis libe­rasti; deus qui sanctum denidem de lacu leonum liberasti, et tres pueros de camino ignis ardentis eripuisti, libera innocentes et consigna factores.

 Hecho lo cual, dicha persona pronunciará en voz alta el nombre y apellido de todas cuantas personas, una detrás de otra, hayan sido susceptibles de sospecha de haber cometido el crimen o robo, diciendo: por San Pedro y por San Pablo, fulano o fulana ha hecho tal cosa, mientras que la otra persona responderá que por San Pedro y por San Pablo, tal persona no lo ha hecho. Hay que repetir esto tres veces por cada una de las personas suspectas. Es cierto que, al nombrar la persona que habrá cometido el crimen o robo, el tamiz girará por sí mismo, sin que sea posible dete­nerlo, y caerá al suelo. Por este medio, se conocerá al malhechor.

Para confeccionar la jarretera, o secreto para hacer en media jornada tanto camino como otro haría en diez días

Hay que confeccionar dos jarreteras en forma de tubo, hechas con piel de ciervo, en las cuales meterás Artemisa tierna recogida el veinticinco de junio antes de la salida del sol. Antes de coser dichas jarreteras, escribirás en su interior estas palabras y caracteres
con sangre de liebre muerta el mismo día veinticinco de junio, y, habiendo llenado dichas jarreteras con artemisa, meterás en los dos extremos de cada una el ojo de un pez llamado barbo, y, cada vez que querrás hacer uso del secreto, te levantarás antes de la salida del sol y te lavarás en un arroyo o riachuelo de aguas claras y, por encima de la rodilla, te calzarás una jarretera en cada pierna. Y, luego de haber cogido una tierna ramita de encina cortada el mismo veinticinco de junio, girándote o volviéndote hacia el lado por dónde quieras ir, grabarás en el suelo el nombre del lugar e iniciarás la marcha. Entonces observarás que tu camino será andado en poco tiempo y sin fatiga, y que, cuando quieras detenerte, no tendrás más que pronunciar la palabra Amech y batir el aire con el bastón. Inmediatamente llegarás a tierra firme, lo cual te sorprenderá.

Para descubrir dónde estará el tesoro escondido

Estando el Sol en el signo del León, lo cual es a partir del diez de julio hasta el veinte de agosto, hay que observar que la Luna entra en el mismo signo, y, un domingo antes de la salida del Sol, irás hasta el lugar donde se sospeche la existencia del tesoro en cuestión, y, habiendo hecho con la espada del arte un cerco del ancho necesario para abrir la tierra, incensarás a todo alrededor con el incienso co­rrespondiente al día, tres veces seguidas, después de lo cual, revestido con los hábitos del arte, obrarás de modo que, por medio de cualquier ingenio o artilugio, pueda colgarse encima una lámpara cuyo aceite esté mezclado con grasa humana y cuyo pabilo sea de trapo con el cual haya sido enterrado un muerto. Una vez encendida con fuego nuevo, proveerás a los obreros de un cinturón de piel de cabra recién muerta, en el que habrás escrito con sangre del mismo muerto del que hayas obtenido la grasa más arriba citada, estas palabras y caracteres
  

Nopa Padous 


 A estos obreros los pondrás al trabajo con cautela, advirtiéndoles de no emocionarse en absoluto a la vista de los espectá­culos que tendrán ocasión de contemplar, y, en el caso de que no pudieran terminar la obra en un día, cada vez que interrumpan ésta para luego reanudarla, dispondrás una cubierta o tapadera de madera encima de la abertura y, por encima de ésta, todavía una capa de la misma tierra de medio pie de grosor. Continuando así hasta el final, cuidarás de estar siempre presente durante la operación, con los hábitos del arte y la espada en la mano. Luego, una vez terminada aquélla, recitarás la oración correspondiente a la consagración del libro, Adonai, etc... y, habiendo hecho tapar de nuevo el hueco, despedirás a los espíritus, dándoles las gracias por los favores que te habrán concedido, y regresarás con­tento.

Para hacer los anillos astronómicos consistentes en anillos de metal en forma de talismanes

En la naturaleza celeste hay unas potencias muy grandes, ya que las estrellas influyen sobre los metales, así como sobre los animales, hierbas, plan­tas y árboles que caen bajo su dominio. Es por lo que un profesor del arte debe llevar siempre sobre sí mismo algo que derive de dicho arte, lo cual es muy fácil mandando hacer cuatro anillos compuestos de distintos metales.

1er anillo

Hay que tomar oro y hierro en igual cantidad del uno y del otro, los cuales harás fundir juntos hacia el veinticuatro de julio un domingo en hora del Sol. Hecho lo cual, esperarás hasta el mes de marzo siguiente para grabar o mandar grabar, en día y hora de Marte, encima de dicho anillo los caracteres


 y en el mismo día y hora de Marte, harás engastar en el chatón un poco de la hierba denominada heliotropía, y de la llamada acónito, con un poco de piel de león y de la de lobo, un poco de pluma de cisne y de buitre y, por encima de todo, una piedra denominada rubí. Luego, ya todo bien compuesto, volviéndote hacia el lado occidente, de rodillas, invocarás a los ángeles
Michael, Cherub, Gargatiel, Tariel, Tubiel, Bael, los Silfos, Camael, Phaleg, Samael, Och, Anael. Des­pués de lo cual lo incensarás con estoraque y almizcle y lo envolverás en una piel de león. Hecho todo lo cual, solamente lo llevarás en verano, y, en un domingo o martes en día y hora de Marte, lo tomarás al tiempo de volverte hacia el lado de occidente, lo cual producirá cosas maravillosas gracias a la dicha que te acompañará al llevar este anillo. Esta es solamente apropiada para los nacidos en marzo, julio y octubre.



2° anillo

Hay que hacer fundir juntos estaño y cobre rojo muy puros. Todo ello hacia el veinte de abril, en día y hora de Venus. Confeccionarás un anillo que guardarás hasta el mes de noviembre, tiempo en que grabarás, en día y hora de Venus, por la parte interior del anillo, es decir la zona que toca a la carne, los caracteres
 y, al igual que en el primer anillo, engastarás algo de las hierbas llamadas Capillum veneris y Barbas de Capuchino, pieles de macho cabrío y de ciervo, plumas de palomo y de águila y encima de todo una esmeralda. Volviéndote hacia oriente, invocarás a los ángeles Raphael, Seraph, Caracasa, Hamabiel, Comisoros, Moimon, los Aé­reos, Zadkiel, Betor, Sachiel, Haniel, Hagit, y lleva­rás a cabo las mismas ceremonias que hayas cumpli­do con el primer anillo, con incienso de laurel y madera de áloes. Lo llevarás en primavera, volvién­dote hacia oriente, en día y hora de Venus o de Júpi­ter. Es solamente apropiado para los nacidos en los meses de abril, septiembre, noviembre y febrero.

3er anillo

Este anillo se compone haciendo fundir plomo. Una vez fundido, lo dejarás enfriar hasta el punto en que parece querer congelarse. Entonces añadirás mercurio y removerás todo junto con una varilla de hierro. Luego cogerás lo que está congelado y harás confeccionar un anillo en cuyo interior harás grabar los caracteres


 en el mes de agosto, en día y hora de Mercurio, y engastarás algo de la hierba llamada mercurial y la piel de mono. Volviéndote hacia el lado del norte, invocarás a los ángeles Gabriel, Tarsis, Amabiel, Ctarari, Poimon, Las Ninfas, Michael y Ophiel. Hecho lo cual, lo envolverás en una tela de varios colores y la llevarás en invierno, cogiéndola en día y hora de Mercurio, volviéndote hacia el lado de septentrión. Las demás ceremonias las harás como en el primer anillo. Solamente apropiado para los nacidos en marzo y agosto.









4º anillo

Se compone con plata y plomo, los cuales harás fundir juntos el en mes de junio, en día y hora de la Luna o de Saturno. En su interior harás grabar, en diciembre y en día y hora de Saturno, los siguientes Caracteres

 

 y procederás a engastar algo de la hierba denominada selenotropia (hierba lunar) y siempreviva, piel de gato y de topo, pluma de búho y de abubilla y por encima de todo un zafiro. Incensarás con incienso de azufre, volviéndote hacia mediodía e invocando a los ángeles Uriel, Ariel, Torquam, Gualbaret, Egin, Los Pigmeos, Zaphkiel, Gabriel, Araton o Aratron, Phul y Cassiel. Lo llevarás en tiempo de otoño, tomándolo en día de la Luna o de Saturno, a las mismas horas. Las demás ceremonias las efectuarás al igual que en el primer anillo, pero debes ser muy exacto en todas estas ceremonias que te indico, ya que todo depende de las influencias celestes, y a través de ellas es por lo que dichos anillos reciben la virtud de operar mara­villas tan grandes.
Luego, voy a facilitarte un gran número de pantáculos, pero tienes que ser cuidadoso en la operación de grabarlos de la misma forma que te enseñaré y, en el caso de operar encima de pieles animales, hay que usar los colores parecidos a los indicados, a fin de que puedan éstos tener sus efectos. Como sea que esta ciencia toda ella es misteriosa, basta con creer que ella debe operar y no mantener razonamientos a propósito de la misma.

leer más...

LA PRESENTACION DEL BLOG ES:

Busqueda

Google+ Followers

Escritos misteriosos y extraordinarios

Escritos misteriosos y extraordinarios
La historia y descripción de manuscritos antiguos y misteriosos

COMPARTIR EN:

DISFRUTA DE MAS IMAGENES EN:

SIGUE ESTE BLOG POR CORREO

PAGINA DE INICIO

Páginas vistas en total

Blogger news

ecoestadistica.com
Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

About Me

Popular Posts

 
 

Diseñado por: Compartidísimo
Con imágenes de: Scrappingmar©

 
Ir Arriba