sábado, 28 de diciembre de 2013

ARTEMIS/ ARTEMISA/ DIANA

| |


Era sumamente popular en Grecia entera, pero tiene características de haber sido una diosa prehelénica que se asimiló el grupo de los invasores. Se tienen restos en Micenas y tierras de Minos y es probablemente diosa muy antigua venerada ahí. Algunas veces se con Hécate o Selene.
Su campo de acción es la tierra, pero en especial la no cultivada, como selvas, llanuras estoposas, montañas  indómitas. Es diosa de algunas ciudades, pero relacioada con algún aspecto selvático.La diosa de la Caza, de las Fieras y de la Naturaleza salvaje. Su nacimiento tuvo lugar poco antes que el de su gemelo, Apolo, por lo que es hija de Zeus, el gran dios y la tinánide Leto, nada más nacer dio muestras de su resolución y fuerza al ayudar a su madre  durante el nacimiento de su hermano.


Con la interrelación entre las diversas tradiciones  de las ciudades esta griegas, Artemis podía aparecer con una dulce y casta doncella, como una feroz criatura asociada siempre al oso o como una diosas de las Cosechas, llegando a recibir en ofrenda los primeros frutos recolectados de la tierra, por lo que puede aparecer asociada a la gran diosa madre, Ceres, o incluso a Selene, por su carácter de protectora de la luz lunar.  La asociación entre Selene y Artemis corría paralela a la que se produjo en diversos momentos entre su hermano gemelo Apolo, y el dios Helios.





A causa ser fundamentalmente una diosa considerada virgen, era la protectora de las jóvenes, aunque en ocasiones solicito el sacrificio de alguna para aplacar su furia, tal fue el caso de Ifigenia, que debía ser sacrificada por los griegos si querían que sus barcos partir hacia Troya. A favor de Artemis hay que decir que Ifigenia fue rescatada por la misma diosa y llevada con ella.
Su virginidad no la impidió aparecer como una deidad protectora en los partos, tanto en Grecia como en Roma se realizaban ofrendas de flores a la diosa por parte de las jóvenes que iban  a ser madres para solicitar su ayuda durante el difícil momento del alumbramiento y para que pudiera proporcionarles una muerte dulce, en el caso de que esta se produjera.

Diosa de la fecundidad masculina los mismo entre hombres que en las bestias.
Protege a los niños pequeños , pero ama la caza, principalmente ciervos.


Un día la tenía Zeus en sus rodillas, cuando ella apenas tenía tres años y le preguntó que regalo especial quería. Ella dio una larga lista de regalos que deseaba: virginidad perpetua, muchos nombres como Apolo, arco y saetas, la capacidad de dar a luz a otros, una túnica color de azafrán con ribetes rojo que le llegara a las rodillas, seis ninfas del mar que tuvieran su misma edad y le sirvieran de escolta, veinte ninfas para que la cuidaran sus aderezos de caza y sus perros, cuando no anduviera en el monte siguiendo ciervos, y todas las montañas de la tierra. Quería además una ciudad no muy grande, para reposar de tiempo en tiempo.

El dios le respondió que ahora no temía a Hera y le concedía todo lo pedido y aun más. Le concedía treinta ciudades y parte en el dominio en otras y la constituía guardiana de caminos y puertos.
Le dio ella las gracias y se fue a Creta y en el mar escogió ninfas de nueve años que formaran su sequito.
De camino invitada por Efesto fue a visitar la fragua de los Cíclopes y vio como estaban forjando una gran cuba para los caballos de Poseidón, y él ciclope Brontes, que le enseñó ha hacer cuanto ella quiso, la tomó y sentó en sus piernas. Ella disgustada le arrancó un mechón de los vellos  que tenía en el pecho, y le quedó para siempre la mancha desnuda.

Sus acompañantes las ninfas quedaron aterradas ante la figura de los ciclopes y la negrura de su fragua. Por eso era usual en Grecia espantar a los niños con la fragua de los ciclopes  o mencionarle a Brontes, Esteropes y Arges que eran los tres principales.

Artemis pidió que le hicieran un arco y un carcaj de plata y les prometió en recompensa la primera casa que cobrara.

Ya armada se fue ha Arcadia. Allí encontró a Pan que estaba destazando un lince para alimentar a sus perras y los cachorrillos de ellas. Le hizo el obsequio de perros de su jauría: tres grandes mastines, dos bicolores y uno manchado y siete perros de husmeo que traía de Esparta.
Prosiguió su  marcha al fin capturó dos pares de ciervas que unció a su carroza de oro con correas de oro. Ya en ella se encaminó a la Tracia. Llegó hasta el monte Hemo.  Cortó árboles, encendió teas y ensayó su arco y sus flechas que le habían fabricado los cíclopes. Dos flechas  fueron a dar en los troncos de los árboles, la tercera mató a una fiera y la cuarta a un malvado.
Hacha está correría, regresó a Grecia. Las ninfas del Amnisio desuncieron las ciervas, las limpiaron y les dieron de comer, de las misma pastura que comían los caballos de Zeus, y de beber cubos de oro.

Pese a sus propósitos de mantenerse casta y virgen, la diosa cazadora no dejó de sentir en más de una ocasión el arrebato del amor.

Según nos relatan los antiguos, en una ocasión fue un joven cazador el causante, se llamaba Orión, dotado de una espléndida belleza y fuerza. Su hermano Apolo intentó disuadirla de sus propósitos, quizá a causa de los celos, ya que supondría  perder el amor exclusivo de Artemis, o porque le consideraba indigno del ilustre linaje de su familia, ya que Apolo tremendamente orgulloso.
Como no considero su propósito y Artemis porfiara en su empeño, Apolo ideó una cruel estratagema para dar muerte al amante de su hermana. Un día en que Orión estaba nadando, tan adentrado en las olas marinas que apenas si se vislumbraba una mota desde la orilla, Apolo hizo como que dudaba de la puntería de su hermana en el tiro al arco y la invito a tirar sobre aquel punto. Artemis, incitada por su amor propio, cogió una de sus flechas, tensó el arco y disparó contra el blanco. Cuando descubrió contra quien había disparado cayó en una profunda desesperación. Sus lagrimas  enternecieron al propio Zeus, quien atendió a su ruego para que Orión fuese convertido en constelación. Desde entonces Orión continúa en el cielo con sus partidas de caza y a veces puede escucharse los ladridos de su jauría.
Las venganzas de Artemis fueron legendarias, llegado a límites insospechados para reparar las ofensas que sufrió ella y alguien querido por la diosa. Tal fue el caso de Niobe, cuyos hijos, seis muchachos y seis muchachas de una gracia y belleza sin par, fueron abatidos por las flechas de la diosa y su hermano. El motivo fue la ofensa que recibió Leto por parte de Niobe, al jactarse ésta de su gran capacidad como madre, ya que había tenido doce vástagos, a cual más hermoso, mientras que la tinánide tuvo que conformarse con dos.

Alfeo, hijo de Tetis, dios del río de su nombre, se enamoró de ella y la persiguió por toda Grecia. Cuando iba a caer en sus manos ayudada por sus ninfas, se untó de fango la cara y el dios ya no pudo reconocerla. Tuvo que volverse despechado.
Era sumamente rigurosa con sus ninfas y exigía que fueran castas.

Cuando Zeus sedujo a Calisto y Artemis advirtió que iba ha ser madre, la convirtió en osa  y la echó a la selva entre los demás animales. Otros dicen que a su jauría. Pero Zeus vino en ayuda de ella y la llevo al cielo: es la osa mayor. Varía esta versión diciendo que el que la  convirtió en osa fue Zeus mismo. Y que por error Artemis la mato cazando. El hijo de Calisto fue Arcas, tronco de los de Arcadia.


Un día Acteón, hijo de Aristeo, vio ha Artemis bañándose y se solazaba con  su hermosura. Más tarde hizo alarde de que la diosa se había desnudado para él. Ella en venganza lo mudo en ciervo y azuzó sus cincuenta perros que lo hicieron pedazos en un momento.

0 comentarios:

Ir arriba

LA PRESENTACION DEL BLOG ES:

Busqueda

Google+ Followers

Escritos misteriosos y extraordinarios

Escritos misteriosos y extraordinarios
La historia y descripción de manuscritos antiguos y misteriosos

COMPARTIR EN:

DISFRUTA DE MAS IMAGENES EN:

SIGUE ESTE BLOG POR CORREO

PAGINA DE INICIO

Páginas vistas en total

Blogger news

ecoestadistica.com
Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

About Me

Popular Posts

 
 

Diseñado por: Compartidísimo
Con imágenes de: Scrappingmar©

 
Ir Arriba