viernes, 26 de diciembre de 2014

La Sábana Santa y los centros de peregrinaje de las reliquias cristianas

| | 0 comentarios

Turín, 1898.El fotógrafo Secan- do Pia apenas puede creer lo que está viendo. Preso de la emoción, afirma que es la primera persona en ver el
rostro de Jesús de Nazaret en 1.900 Míos. Lo que debía ser un negativo fotográfico ha salido como un positivo, que muestra no sólo el rostro de Jesucristo sino también ambos lados de su cuerpo, todas las heridas de la crucifixión con todos los detalles que ni siquiera se han podido imaginar en las descripciones evangélicas. Con las fotografías de Secando Pía nace el estudio científico de la Sábana Santa de Turín, o la sindonología; una aventura aún inconclusa que sigue desafiando a la ciencia del siglo XXI, que no ha podido explicar cómo la tenue imagen de un hombre se transfirió a las fibras superiores de un lienzo funerario.
La Sábana Santa es el objeto más estudiado de la historia y, a pesar de ello, seguimos sin poder descifrar el misterio de la imagen de un hombre crucificado que se aprecia en su superficie. Hemos visto múltiples intentos de reproducir la huella del cuerpo, pero al final resulta imposible hacer una copia fiel de todas las propiedades de la imagen original. El mecanismo de la formación de la imagen de la Sábana sigue siendo una incógnita y quizás ahí radique la gran atracción del lienzo: somos capaces de conectarnos de un lado al otro del planeta en cuestión de segundos, pero aún no podemos explicar el origen de este rostro cuya mirada nos desafía desde latela.
Procedente del nombre del lienzo en griego (sindon), conservado también en el italiano sindone, la sindonología incluye numerosos campos, desde la historia y la palinología hasta la física y la fotografía. Sólo la historia de la tela nos lleva desde la Europa medieval hasta los templarios, Constantinopla y el Imperio bizantino.
El aparentemente infinito campo de estudio implica que es muy difícil
incluir todos los temas en un mismo estudio. También es sumamente complicado escribir sobre la Sábana Santa sin caer en el error del partidismo: o bien el autor cree firmemente en la autenticidad del lienzo y acepta sin cuestionar todo lo que apoya esta tesis, rechazando sin más cualquier teoría o idea que podría poner dicha conclusión en tela de juicio, o bien está convencido de antemano de que tanto la Síndone como cualquier otra reliquia son falsas, producto de la superstición medieval. Los libros que presentan ambos puntos de vista, de manera científica y a la vez accesible, se pueden contar con los dedos de una mano; y sin embargo, el lector tiene entre sus manos precisamente uno de estos trabajos. No falta nada; está todo presente, desde la polémica datación por carbono 14y el muy discutido y a veces poco entendido trabajo de Mechthild Flury-Lemberg en el año
2002, hasta los recientes intentos de reproducir la imagen del lienzo por el italiano Luigi Garlaschelli.
Los distintos estudios hechos sobre el lienzo y su historia requieren una gran carga visual para ser correctamente interpretados. De nuevo este libro pun- túa con un sobresaliente; imágenes en color de alta calidad ayudan a explicar al lector todos los entresijos de la tela, des- tacando un plano de cómo funciona la datación por carbono 14,que hace honor al dicho popular y resulta más comprensible que mil palabras, y una guía detallada de todas las distintas manchas visibles en la Sábana. Aunque desde el punto de vista científico la Sábana Santa sea la reliquia más estudiada, forma parte de una red de otros objetos, menos conocidos y en muchos casos con menos visos de autenticidad. El Arca de la Alianza (el objeto custodiado en Axum, Etiopía), el Santo Grial (con especial referencia al cáliz de Valencia)y la obsesión de los nazis con todos estos objetos completan este trabajo, que ojalá lleven al lector a una investigación y un conocimiento más profundo de todos estos enigmas.

LA SINDONE ES CONSIDERADA UNA DE LAS RELIQUIAS MAS IMPORTANTES DEL CRISTIANISMO. PARA QUIIENES CREEN EN ELLA, SE  TRATA DEL LIENZO QUE  ENVOLVIO  EL CUERPO DE JESUCRISTO DESPUES DE SU CRUCIFIXION. PARA LOS ESCEPTICOS, ES SOLO UNA FALSIFICACION.

La Sábana Santa, también llamada Santo Sudario, Lienzo de Turín o Síndone ( del griego sindon, trozo de tela o sábana), es una pieza textil rectangular de lino, que actualmente mide 442 x 113 centímetros, aun que estas medidas han sufrido ligeras variaciones a lo largo de su ajetreada historia. A simple vista, lo único que llama la atención del observador es la tenue doble figura de un ser humano, por un lado la cara y la parte frontal, por el otro la espalda,  que ha teñido ligeramente la superficie. Y diversos agujeros de forma triangular y manchas que denotan el paso del tiempo y los acontecimientos, como los incendios que padeció  en 1532 y 1997. Nada espectacular para la reliquia que presuntamente, es la prueba "científica" del mito fundacional del cristianismo: la resurrección de Jesús de Nazaret después de ser crucificado por las autoridades romanas en el siglo I de nuestra era.
Durante siglos, la Sábana Santa fue una reliquia que sólo atañía a los creyentes. En 1898, con ocasión de la Exposición General Italiana de Turín, un fotógrafo semiprofesional, Secondo Pia, fue autorizado  a tomar las primeras fotografías del paño. En el revelado, Pia descubrió que el negativo mostraba, con un grado de resolución asombrosa, la imagen de un hombre basbado con signos de heridas de origen violento. ¿Se trataba de la verdadera imagen de Jesús? 
Desde el nacimiento del cristianismo, como religión diferenciada del judaísmo en el siglo I, las reliquias y los objetos sagrados se convirtieron en herramientas de gran valor para la jerarquía de la nueva creencia. En un mundo violento y casi analfabeto, el contacto directo con todo lo que había tenido relación con Jesús y sus discípulos (servían incluso el polvo de los loculi, lugares de enterramiento de las catacumbas) era útil para movilizar la fe popular. Las reliquias "garantizaban" protección ante las adversidades a quienes las poseían, y servían para unir a las comunidades cristianas, que competían con los dioses de las religiones de raíz grecorromana, egipcia y mesopotámimana. Las primeras eucaristías se oficiaban  en altares levantados cerca o sobre las criptas de los santos mártires. Posteriormente, esos lugares marcaron también el lugar donde se erigieron las primeras iglesias.



La Iglesia católica considera la veneración de las reliquias, junto con las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el Via Crucis, las danzas religiosas, el rosario,
las medallas y un largo etcétera, parte de la "religiosidad popular". Las reliquias canónicas se dividen en tres categorías: cuerpos o partes corporales de personas santas, incluyendo cenizas y huesos; objetos que hayan estado en contacto físico con los santos vivos o que éstos hayan santificado en vida, desde ropa a cadenas y otros instrumentos; pedazos de tela que hayan estado en contacto con reliquias de la primera categoría, de las que se considera que absorben sus virtudes.
La Sábana Santa levantó
dudas sobre su autenticidad desde que "reapareció" en el siglo XI\!. Quienes la identificancon el Mandylion (ver página 15)rastrean su periplo desde Jerusalén, pasando por Edesa (actual Urfa, en Tur- quía), hasta Constantinopla, adonde llegaa en el año 944 y donde desapareció después del saqueo de los cruzado en 1204. La Sabana santa permaneció oculta durante siglo y medio. En 1349,el caballero francés Godofredo de Charny pidió permiso para poder edificar en su señorío de Lire y una iglesia donde instalar la Sábana Santa, que haa acabado en su poder sin llegar nunca a aclarar exactamente cómo. Recibió el permiso y el Lienzo se instaen este pequeño pueblo de la Champaña en 1355.En 1389,Pierre d'Arcis,  obispo de a cercana villa de Troyes, redactó una carta al papa Clemente VII en la que aseguraba que "el deán de Lirey, con engaño y maldad, movido por la avaricia, no con fines devocionales, sino por codicia, proveyó a su iglesia con un paño pintado con artificio (...), asegurando que era el sudario mismo en el que fue envuelto nuestro Salvador Jesucristo en el sepulcro. Y esto fue divulgado no sólo en el reino de Francia sino en el mundo entero, por lo que acudían gentes de todas partes". Al parecer, su antecesor en el obispado había descubierto el engaño, "siendo la verdad atestiguada por el artista que lo había pintado". Pero no es seguro que Pierre d'Arcis enviara finalmente la carta, y tampoco se cita ningún nombre concreto, con lo que las acusaciones del obispo parecen perder fuerza.

Exposición Publica
El propio Godofredo de Charny se encargó de publicitar el regreso de la Sábana Santa al organizar las primeras ostentaciones (exposiciones de la reliquia en público), que atraían a esas "gentes de todas partes"  que  dejaban su dinero en las posadas hostales en los pueblos que frecuentaban de camino a París u otras capitales importantes.
Generalmente, la Sábana Santa permanecía oculta en la capilla, primero doblada y después enrollada dentro de la caja-relicario de plata. No fue hasta 1998 cuando pasó a ser conservada estirada en sentido horizontal dentro de una urna especial. El fenómeno de las reliquias vivió un momento de expansión como consecuencia de las Cruzadas, una empresa tuvo enormes repercusiones religiosas, culturales, sociales y económicas. A partir del siglo XII, centenares de caballeros regresaron de tierra santa a sus posesiones europeas con las reliquias que depositaban en sus iglesias, ermitas y basílicas parroquiales. Estas reliquias servían para legitimar su autoridad y justificar su aventura militar. También atraían a peregrinos cuando la reliquia era considerada de gran importancia. En la Europa medieval prácticamente no hubo una iglesia sin reliquias. No importaba que se multiplicaran los fragmentos de la Vera Cruz, los "clavos santos", las espinas de la corona, múltiples ejemplares de la Santa Lanza que el centurión romano Longinos le clavó a Jesús en el costado, los gripales de la Última Cena... En Bizancio y el Cercano Oriente había florecido una rica industria artesanal que proveía a Europa de todo lo que necesitaba. Monarcas  como el francés Luis IX (san Luis), en el siglo XIII, y el español Felipe II, en el siglo XVI, poseyeron colecciones extraordinarias, que enriquecieron en base a pagar grandes fortunas por algunas reliquias. También se realizaban copias autorizadas que servían para agasajar a invitados ilustres por parte de papas y monarcas, y para abastecer  los templos católicos de nueva creación. Esto permite, por ejemplo, que en América haya cinco réplicas de la Sábana Santa: en el monasterio dominico de Summit, Nueva Jersey (Estados Unidos), en el monasterio de las ursulinas de Québec (Canadá), dos en Puebla (México) y una en la iglesia de Santo Domingo, en Santiago del Estero (Argentina). Sin olvidarse de las otras "sábanas santas", enteras o a trozos, que hay repartidas por todo el continente europeo.

Centros de peregrinaje
A lo largo de los siglos, algunos lugares han sido objeto de grandes muestras de devoción por parte de la Iglesia católica y de la Iglesia ortodoxa. Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela son los de mayor importancia; también Estambul,  antigua capital de Imperio Bizantino y sede de la Iglesia ortodoxa.
¿Existen letras, pertenecientes a distintos idiomas antiguos, ocultas en el Santo Sudario?
Mientras examinaba imágenes de la Síndone en 1979, el químico Piero Ugolotti creyó ver una seria de inscripciones alrededor del rostro. Al parecer, había caracteres griegos, latinos y hebreos. En 2009, un investigador francés. Thierry Castex, anunció que había letras arameas entre los fonemas hebreos. Por otra parte, un grupo de científicos que examinó la tela con un analizados de imágenes de la NASA creyó ver rastros de monedas de la época del Imperio Romano sobre la imagen de los ojos.


Por lógica, si se creía en la resurrección de Cristo que ser imposible encontrar una reliquia ósea o corporal suya. Eso no impidió la multiplicación  de Santos Prepucios ; finalmente, en 1900, la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe, el Organismo del Vaticano que vela por la  pureza del dogma, derogó su culto. Proliferan otros objetos, como la Túnica Sagrada, la que en teoría vistió durante la última Centa y le fue arrancada antes de clavarlo en la cruz. Una Túnica se venera en Tréveris (Alemania). Otra, en Argentuil (Francia). También hay polémicas sobre el Santo Pañal conservado (entre otros lugares) en Lérida (España), hasta que se perdió después de la guerra civil española.

Evento histórico
Cuando Secondo Pia obtuvo la fotografía  en negativo del lienzo en 1898, fue acusado de fraude. Pero el Vaticano recibió la noticia con satisfacción. En la edición.  En la edición  del 14 de junio, el medio oficial vaticano, el diario L'Osservatore Romano, publicó un artículo titulado "Un hecho maravilloso". El final del siglo XIX era una época especialmente dura para la Iglesia católica. Las rebeliones burguesas y la Revolución Industrial habían limitado su influencia en la sociedad europea, y los avances del positivismo ponían en tela de juicio, si no es que directamente ridiculizaban, cualquier dogma de fe. Con la Sábana Santa (que fue pro- piedad de la Casa de Saboya entre 1453y 1983),el Vaticano creía tener un arma para responder a sus enemigos. La Sábana Santa tuvo la paradójica particularidad de poner en su contra al canónigo Ulysse Chevalier (considerado uno de los hombres más sabios de Francia), y, en cambio, a favor al profesor de zoología, anatomía y fisiología de la Sorbona Yves Delage, reconocido ateo. La polémica arreció cuando, en 1931,Giuseppe Enrie tomó la segunda serie de fotografías oficia- les de la Síndone, que confirmaron la existencia de una imagen en negativo, indetectable a simple vista. En 1988, la Santa Sede autorizó un análisis del lienzo por el todo del carbono 14o radiocarbono. Tres laboratorios independientes (Universidad de Arizona, Universidad de Oxford e Instituto Politécnico de Zurich) realizaron el estudio, supervisado por el Museo Británico. El resultado: el tejido había sido elaborado entre 1260y 1390,lo que coincide con la primera evidencia de su aparición. Era el fin de la Sábana Santa? En absoluto. Dudas razonables sobre la idoneidad de los métodos de la prueba y la aparición continua de estudios y artículos científicos en un sentido y en otro (análisis de polen, fotográficos y fisiológicos, investigaciones arqueológicas, proyecciones radiológicas...) mantienen viva la polémica. Esta perenne actualidad es lo que diferencia a la Sábana Santa de otras reliquias con marcado tono mítico o legendario, cuyas referencias principales suelen ser literarias o, incluso, cinematográficas.

El arca de la Alianza y el Grial
Es el caso del Arca de la Alianza, donde el pueblo judío guardaba las Tablas de la Ley con los Diez Mandamientos que, según la tradición, Moisés recibió directamente de Dios. El Arca desapareció hace 2.500 años, tras la destrucción de Jerusalén por el rey babilonio Nabucodonosor II. En cuanto al Santo Grial, la copa empleada por Jesús para instaurar el sacramento de la Eucaristía en la Última Cena, el principal candidato es el cáliz que se venera en la catedral de Valencia desde 1437.Pero la tradición literaria ha construido, desde el siglo XII, un verdadero mito cultural paneuropeo que se ha mantenido vivo durante siglos y que supera el ámbito del hecho religioso. A diferencia de estos ejemplos, la Sábana Santa tiene la virtud de la proximidad. Después de diez años de silencio, entre el lO de abril y el 23 de mayo de 2010el Lienzo protagonizó una ostensión abierta al público en la catedral de San Juan Bautista, en Turín (Italia), ciudad que es su morada desde 1578.



La ruta de las reliquias

El Santo Sudario, el Santo Grial y el Arca son las tres reliquias que han generado mayor fascinación en la fe cristiana. Existen, en cada caso, varios objetos candidatos a ser la verdadera reliquia de Jesús y, si bien no hay certeza plana, esta es el posible camino que recorrieron desde Jerusalén hasta hoy.

¿Qué forma tenía el Santo Grial originariamente? ¿Es seguro que se trate de una copa? En las novelas clásicas de caballería el Grial se describe de manera difusa y variada, posiblemente adrede; sólo más tarde se identificó su forma inequívocamente como un solo cáliz, el de la Última Cena y aquel en que José de Arimatea recogió la sangre de Cristo crucificado. Pero en los romances también aparece descrito como un plato o bandeja (la palabra "grial" deriva del latín gradáis "plato ancho o poco hondo"), o como una piedra caída del cielo, por lo general una esmeralda.


Las marcas del Sudario

Ya se trate de una falsificación o no, la Síndone presenta una serie de marcas de distinto origen y de épocas diferentes, que conviene identificar con precisión para su correcto estudio. Algunas guillas dejadas en la tela, no obstante, siguen siendo controvertidas para los investigadores.




Las reliquias de Cristo
A lo largo de la historia, la devoción cristiana ha permitido guardar un buen número de reliquias de Cristo que se consideran un apoyo de la fe. Aunque la ciencia he revelado que muchas de ellas no son  de la época de Jesús, para los creyentes su valor simbólico se mantiene.




Fuente: Grandes Enigmas de la Historia

leer más...

LA PRESENTACION DEL BLOG ES:

Busqueda

Google+ Followers

Escritos misteriosos y extraordinarios

Escritos misteriosos y extraordinarios
La historia y descripción de manuscritos antiguos y misteriosos

COMPARTIR EN:

DISFRUTA DE MAS IMAGENES EN:

SIGUE ESTE BLOG POR CORREO

PAGINA DE INICIO

Páginas vistas en total

Blogger news

ecoestadistica.com
Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

About Me

Popular Posts

 
 

Diseñado por: Compartidísimo
Con imágenes de: Scrappingmar©

 
Ir Arriba